Se extiende puja con los docentes

Edición Impresa

Se extendió en las últimas horas la conflictividad docente en las provincias, con reclamos a los gobernadores en pos de la reapertura de las paritarias durante el segundo semestre.

A los paros -de distinto tenor- llevados adelante en el comienzo de semana por sectores docentes de Entre Ríos, Tierra del Fuego, Salta, Corrientes y Misiones, se sumaron ayer las advertencias emanadas desde Chaco y la confirmación de que, en Río Negro, Unter desplegará otro paro -esta vez, de 48 horas- los próximos 6 y 7 de agosto, para amplificar sus planteos al mandatario Alberto Weretilneck.

En este delicado marco, ayer el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, lanzó un mensaje a los dirigentes gremiales locales, en medio de las amenazas de medidas de fuerza tras el retorno a clases -previsto para el lunes próximo- tras las vacaciones de invierno.

"Cuando yo veo que algunos empiezan a querer parar, es bueno que se ponga un paréntesis, y no lo digo por el tema docentes, lo digo en general", afirmó.

"Miremos el rumbo de la Patria: estamos en un momento especial, donde es necesario la seguridad de los argentinos, y después se seguirá avanzando", agregó, además de hacer hincapié en la necesidad de "cuidar el empleo".

En paralelo, ayer el Gobierno del entrerriano Sergio Urribarri confirmó que serán descontados los días no trabajados, tras la huelga de 48 horas de Agmer que concluyó ayer.

En tanto, en Chaco, la secretaria general de la Asociación de Trabajadores de la Educación, Rosa Petrovich, insistió en la necesidad de que el ministro de Educación, Sergio Soto, convoque a su sindicato para retomar las discusiones por mejoras salariales de cara al segundo semestre del año. En esa línea, advirtió que las clases no se reanudarán de manera normal -el receso concluye el viernes- si no son llamados.

En el plano nacional, el pasado lunes el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, aseguró que no está previsto "ningún tipo de reapertura" de la paritaria docente, frente a la decisión de tres gremios con representación federal de declararse en estado de alerta y movilización y de advertir sobre posibles medidas de fuerza tras las vacaciones de invierno.

Se trata de UDA, SADOP y CEA, alineados con la CGT que conduce Antonio Caló, que esperan una respuesta del ministro de Educación, Alberto Sileoni.

Dejá tu comentario