Siguen revolviendo

Edición Impresa

Las declaraciones de ayer de Martín Palermo («Con Riquelme me une nada más que la misma camiseta») hicieron que saliera Marcelo Delgado a decir: «Él no puede hablar de compañerismo, le pidió a Bianchi que me sacara a mí para poner a Guillermo y echó a al Chino Benítez» y obligó a Palermo a hacer una conferencia de prensa para aclarar su situación.

¡Qué raro es este Boca! En un momento en que se había descomprimido la situación con el triunfo ante Arsenal y el récord de Palermo, en lugar de festejar y ponerse contentos, salen a comentar intimidades y a pelearse como en un top-show. Hasta ahora, el único que no salió fue Juan Román Riquelme, que o no quiere entrar en una discusión sin sentido o se reserva su participación para el final para que sus palabras sean conocidas por todos los focos.

Lo cierto es que Delgado habló con Fernando Niembro en Radio Del Plata y lo dejó muy mal parado a Palermo: «A dos días de la final de la Copa Intercontinental, le dijo a Bianchi que me sacara porque no se entendía conmigo, cuando nueve meses antes tuvimos un nivel bárbaro».

Delgado reconoció que le dijo que no iba a «ser cómplice» de echar a Jorge Benítez. «Seguro que no iba a ser cómplice de echar a un técnico, y todo lo hicieron porque no lo ponen en un partido contra el Guadalajara, cuando yo y Palacio (sic) estábamos en cancha y ellos quedaron afuera, y por eso después toman la decisión de echarlo», sostuvo.

Por último, reconoció que su relación con Martín Palermo y Guillermo Barros Schelotto «al principio fue buena, luego se fue diluyendo».

«Esto pasó porque así lo quiso Guillermo. Yo cuando llegué al club fui con buenas intenciones. Tomábamos mates, jugábamos a las cartas y cuando pasó el tiempo me gané el lugar en los 11, pero no supieron asumir que estaba en mejor rendimiento, y de a poco esos momentos que pasamos juntos se fueron diluyendo, hasta no tener relación», finalizó.

Por la tarde, Martín Palermo hizo una conferencia de prensa y, entre otras cosas, aseguró: «Deseo terminar mi carrera en el club siga o no Riquelme».

El goleador aclaró: «Seguro que si me renuevan el contrato y a Román también, me quedo, hace mucho tiempo que venimos jugando juntos, no va a cambiar en nada la relación personal que tenemos, pues sólo nos une la camiseta que vestimos, y está en evidencia todo lo que pasa. Sólo nos decimos un hola, buen día, pero nada más. Yo respeto a Román y él me respeta a mí».

Sobre aquel famoso partido en Tokio que alude Delgado en 2000 explicó: «Carlos (Bianchi) me pidió una opinión en ese momento, y yo se la di, pero no dije: Quiero que juegue Guillermo. Acá no voy a entrar en puteríos. Y respecto de lo otro (en referencia a Benítez), yo no pongo ni echo técnicos».

También defendió a la barra brava de Boca diciendo: «En los 12 años que estoy en el club nunca sentí un apriete. Se manifestaron como hacen siempre. Me acuerdo que alguna vez vinieron a mostrar su disconformidad, pero nunca hubo violencia».

Este novelón parece que va a tener más capítulos. Falta la voz de Riquelme, pero también la de Guillermo Barros Schelotto, que, encima, es el principal candidato a ser técnico.

Dejá tu comentario