TBA elude a juez y lo re-recusa en trama Once

Edición Impresa

La rivalidad entre el juez federal Claudio Bonadío y la empresa TBA vivió ayer un nuevo episodio en el marco de la causa que investiga la tragedia ferroviaria de la estación Once. El magistrado había convocado nuevamente a los directivos, incluidos los propietarios del holding Cometrans, para ampliar sus declaraciones indagatorias y había incluido a Mario Cirigliano. El resultado fue el que ya se anticipaba el viernes pasado en los tribunales de Comodoro Py: no sólo ninguno de los citados declaró ante el juez, sino que además éste fue nuevamente recusado por su accionar durante el proceso de instrucción.

La decisión de los ejecutivos se explica desde la actualidad del expediente. Se espera que en los próximos días la Cámara Federal defina sobre los planteos recusatorios presentados por los abogados de la compañía por supuesta «falta de imparcialidad». Hasta ese momento los imputados se mantendrán en silencio. Si bien Bonadío confía en no ser apartado, también sabe que una posibilidad es que la parte de la causa que investiga la ruta de los subsidios estatales a TBA se traslade a otro juzgado.

La citación a Mario Cirigliano fue sorpresiva y plasmó la determinación del juez de extender la investigación a otras firmas del grupo.

Prórroga

El directivo de Plaza solicitó una extensión para presentarse a declarar y luego de que Bonadío la rechazara procedió a recusarlo asesorado por el abogado Mario Laporta.

El juez está convencido de que fondos públicos girados a TBA fueron desviados hacia otras empresas y otros fines. La semana pasada comentó a un grupo de allegados en su despacho que estaba interesado en los resúmenes de las tarjetas de crédito que utilizaba la compañía.

Escritos

También estaban citados para ayer Carlos Alberto Lluch, Marcelo Alberto Calderón y Guillermo DAbenigno. Los tres se presentaron en el cuarto piso de los tribunales de Retiro. Ninguno declaró aunque Lluch y DAbenig-no dejaron escritos. El primero libra prácticamente una batalla personal con Bonadío a quien acusa de supuestamente haber perseguido a familiares directos. Mano derecha de Claudio Cirigliano en Cometrans, organiza largas reuniones en sus oficinas donde, junto a un pelotón de letrados, se analiza el expediente y se intercambian opiniones.

A más de seis meses del siniestro que le costó la vida a 51 personas, el expediente ingresa en un terreno decisorio: si la Cámara confirma a Bonadío y le deja el expediente unificado este procesará a todos los imputados.

Si, por el contrario, la causa termina fragmentada, las demoras serán aún mayores.

Dejá tu comentario