Un clásico de todos los domingos

Edición Impresa

Lejos en el tiempo quedó cuando los equipos le ganaban a Boca y salvaban el año; es más, muchas veces, hasta los dirigentes pagaban premio doble por semejante proeza.

En La Plata, los xeneizes cerraron la ronda de enfrentamientos con los cinco equipos que pelean por no descender. De esos quince puntos, Boca sólo cosechó una unidad por el empate de local ante Atlético Tucumán. En los cuatro encuentros, suma la misma cantidad de derrotas. El dato habla por sí solo.

Boca ya no se come a nadie crudo; esta vez se aprovechó Gimnasia, que toma los tres puntos como un canto a la esperanza, pero que no se confunda, a Boca le gana cualquiera.

Sin generador

Sin Riquelme (ausente por la sinovitis de la rodilla izquierda) Insúa no fue el generador de juego que el equipo necesitó y así Palermo y Gaitán tuvieron escasas oportunidades de obligar a Sessa durante los primeros 45 minutos. En esa mitad, Gimnasia pudo haber sacado ventaja, pero la gran actuación de Javier García aplacó la diferencia futbolística que se mostraba en el trámite.

El complemento cambió sólo de arcos, el local seguía siendo más y a los 13 encontró en su jugador fetiche por estos tiempos, Marco Pérez, el merecido gol. Centro desde la izquierda de Romero, despeje fallido, rebote y chilena del colombiano (curiosamente podría haber sido gol con el mismo recurso de Stracqualursi) para marcar el 1 a 0. A pesar de un penal claro que Beligoy no vio por un agarrón a Gaitán y un cabezazo al palo de Marino (entró por Insúa) Boca no hizo mucho para salvar una nueva caída.

Tema DT

La armonía de su vida interna quizás sea más urgente que encadenar un par de resultados positivos para Boca. Ayer, los dirigentes se desayunaron lo que los medios le adelantaron hace una decena de días: Guillermo Barros Schelotto no será el entrenador de Boca. Tampoco Diego Cagna ni Julio Falcioni, que acaba de arreglar su renovación contractual con Banfield.

El que se ponga en la piel de DT sabe de ante mano que agarrará un plantel que necesita reforzarse con jugadores de categoría, que hace más de seis meses no gana un partido de visitante y que ni siquiera se considera noticia que pierda partidos con facilidad.

Dejá tu comentario