Un nuevo capítulo, ahora las tecnocracias

Edición Impresa

Aburre esto de escuchar ahora que el problema europeo se politizó y que por eso las cosas se salieron de madre (¡muchachos, basta de verso!). La crisis europea fue, es y será una cuestión básicamente económica, no es un problema de liquidez sino de solvencia (los países involucrados no tienen plata para pagar lo que deben ni crédito para que les sigan prestando dinero a tasas bajas). Los actores políticos son los mismos de hace 10 año o 10 días, así que quien no pudo o no quiso sopesarlos en los modelos de valuación fue por propia incapacidad.

La crisis europea puede parecer una hidra (el monstruo mitológico que cuando le cortaban una cabeza le surgían dos): ayer Hungría -que aún no entró en la Comunidad- realizó una colocación de letras que casi no tuvo tomadores pagando el 6,79 por ciento, la tasa francesa trepó al máximo de los últimos 21 años y aunque la tasa cedió la curva temporal italiana lleva dos días invertida; pero no lo es. Es simplemente un proceso en el que se van develando los problemas de países que vivieron mucho tiempo por encima de sus recursos, y los problemas de quienes apostaron a que esto nunca iba a salir a la luz. Hércules mató la hidra cortando y cauterizando cada una de las cabezas hasta que finalmente rebanó la única que era inmortal (¿el euro?), ojalá la eurocrisis no termine igual. En algunos días Monti/Amato reemplazaría a Berlusconi (el BCE sugirió que sólo apuntalará los títulos itálicos y habrá apoyo del FEFE si asume un técnico) y ayer Papademos reemplazo a Papandréu. El establishment apuesta a que las tecnocracias eliminen el riesgo político, esto reduce las tasas, el mercado adelanta y casi por arte de magia se solucionan todos los problemas. ¿Vale el mal chiste de los Papa-natas? Demostrando una vez más que es el refugio del mundo (se habla que la suba del euro es por la repatriación de fondos de los bancos continentales) el mercado norteamericano trepo ayer 0,965 al cerrar el Dow en 11.893.86 puntos (cuidado, que así como hoy sube, mañana baja).

Dejá tu comentario