Un Premio Nobel para un ortodoxo “heterodoxo”

Edición Impresa

El Premio Nobel de Economía de este año resultó, otra vez, para un discípulo (tanto profesional como ideológico) para la Universidad de Chicago, la escuela actual e histórica más importante para la ortodoxia. En este caso la distinción fue para Richard Thaler, un estudioso de la manera en que las decisiones de las personas en temas económicos no siempre son racionales y podrían alterar el principio básico de esa escuela basada en la racionalidad del "punto de equilibrio" entre demanda y oferta que determina el precio.

La Academia Sueca de las Ciencias otorgó el premio de 9 millones de coronas suecas (1,1 millones de dólares) al economista por su "comprensión de la psicología de la economía", dijo ayer el secretario del ente, Goeran Hansson. El trabajo de Thaler muestra cómo afectan los rasgos humanos a las decisiones individuales así como a los resultados del mercado, explicó el comité del Nobel. Thaler "es un pionero en economía conductual, un campo de investigación en el que se aplican las ideas de la investigación psicológica a la toma de decisiones económicas", señaló la Academia. Esto "incorpora análisis más realistas de cómo piensa y se comporta la gente cuando toma decisiones económicas", agregó. Apuntó que el trabajo de Thaler ha ampliado el análisis económico considerando tres aspectos psicológicos: racionalidad limitada, percepciones sobre justicia y falta de autocontrol.

Thaler, al ser consultado luego de recibir el premio, dijo que el impacto más importante de su trabajo es "el reconocimiento de que los agentes económicos son humanos" y las decisiones de dinero no se toman de forma estrictamente racional. Thaler había aparecido momentáneamente junto a la estrella del pop Selena Gomez en la película "The Big Short", que trata de la crisis económica mundial. En la escena, explica qué es la "falacia de la buena racha", donde la gente cree que lo que esté pasando ahora seguirá sucediendo en el futuro y así vendría un período de pérdidas.

En 2008, Thaler fue coautor de un documento que examina las opciones que enfrentan los concursantes de juegos en programas de televisión como "Deal or No Deal", donde expone cómo los primeros resultados influyen posteriormente en el juego. En el estudio, Thaler y los autores dicen que los concursantes se vuelven audaces en sus opciones cuando sus expectativas iniciales de lo mucho que podrían ganar se ven sacudidas, ya sean grandes pérdidas o ganancias. Este trabajo fue utilizado a destajo al analizar las consecuencias de la crisis financiera y económicas de la crisis generada por las "sub prime", fenómeno que, según el ahora premiado, fue generada por los comportamientos irracionales que acompañan las decisiones racionales en toda economía; y la aceptación sistémica de las mismas. La posición fue criticada, con polémica, por sus propios colegas de Chicago.

Thaler dijo ayer en conferencia de prensa que le gustaría usar el dinero en forma consistente con su trabajo: "Diré que trataré de gastarlo tan irracionalmente como sea posible".

Este premio se entregó por primera vez en 1969, casi siete décadas después de que se entregaron los primeros premios que pidió Nobel. Originalmente llamado Premio Sveriges Riksbank (Banco Nacional Sueco) es ampliamente considerado igual a los demás Nobel.

Dejá tu comentario