30 de mayo 2011 - 00:00

Una lesión terminó con las ilusiones de Dulko

La cara de Dulko lo dice todo: una mezcla de bronca con impotencia por no poder dar batalla ante Bartoli. No obstante, la tigrense deberá estar conforme. Su rendimiento en París fue muy bueno.
La cara de Dulko lo dice todo: una mezcla de bronca con impotencia por no poder dar batalla ante Bartoli. No obstante, la tigrense deberá estar conforme. Su rendimiento en París fue muy bueno.
Las ilusiones de Gisela Dulko en Roland Garros chocaron contra su propio físico. Es que en su partido de ayer ante la francesa Marion Bartoli, la tigrense se vio forzada a abandonar no bien comenzó el segundo set por un fuerte dolor en su pierna izquierda. «Es muy pronto para saber qué me pasó. Tengo un dolor en el isquiotibial izquierdo. Mañana (por hoy) temprano me haré una ecografía para ver si puedo estar. Tengo toda la intención de jugar el doble, pero vamos a ver», manifestó con un dejo de preocupación la argentina, que se puso en duda para el compromiso de hoy en pareja con la italiana Flavia Pennetta, máximas candidatas, frente a la india Sania Mirza y a la rusa Elena Vesnina, séptimas preclasificadas, por los cuartos de final. «Va a depender de cómo me sienta cuando me levante. Ahora fría me duele para caminar, pero lo voy a intentar», anticipó.

Ayer por la tarde, en el court central Philippe Chatrier, Dulko debió abandonar por una inoportuna lesión en momentos en que sostenía un parejo enfrentamiento con Bartoli, 11ª favorita, al caer 5-7 y 0-1. «Me conozco, cuando tengo este tipo de dolores sé lo que me está pasando. Fue en el 2-1 del primer set, intenté seguir jugando, pero sabía que no tenía posibilidades. Podía empeorar y decidí no arriesgar más», aseguró. «Mi intención era seguir jugando, pero me dolía mucho, era un riesgo. Ahora estoy un poco asustada porque aún no sé bien qué tengo, es triste que en un octavos de final de Roland Garros te pase esto», se lamentó.

La tigrense, que continúa sin poder meterse en los cuartos de final de un Grand Slam, consideró que «tenía posibilidades» de ganar ante la mejor tenista francesa. «Sé que podía ganar, tenía posibilidades, sobre todo en esta superficie. Por eso da bronca. Sentí que tenía una roca en la pierna y cada vez era peor. Decidí retirarme porque era en vano seguir jugando así», agregó.

De esta manera, el único argentino con vida en el Bois de Boulogne es Juan Ignacio Chela, que hoy temprano buscará su pasaporte para los cuartos de final ante el colombiano Alejandro Falla. «No esperaba realizar este torneo. Tenía la ilusión de llegar a la segunda semana, pero lo veía como algo muy complicado. Después del sorteo, cuando vi el cuadro que me había tocado y cómo se fue abriendo, tengo posibilidades de seguir avanzando», confía «el Flaco».

Dejá tu comentario