15 de noviembre 2011 - 00:00

Volvieron los azotes

Volvieron los azotes
Si bien podía no ser previsto, tampoco resultaba una sorpresa que el reinicio de lo bursátil global arrojara un saldo negativo. Tal como si hubiera deparado lo opuesto, o una rueda casi sin cambios. Hoy en día, al inicio de cada sesión los operadores dan vuelta a una imaginaria «rueda de la fortuna», esperando dónde quedará apuntada la aguja del resultado. Preguntas por doquier -algunas de ellas planteamos en «cupones» del lunes- acosan a las mentes de cualquier ciudadano, que se potencian y -multiplican- en los que deben decidir sobre su dinero.

Y así es que se vio a los europeos debiendo hacer un recuento de contusos, no con bajas muy notorias, aunque indeseadas: como símbolo para empezar la semana.

El Dow Jones no pudo apelar a las «pociones mágicas» que preparan sus analistas, debiendo también resignar terreno, sobriamente. Que del mismo modo se plasmó en San Pablo, con descenso suave del 0,5%. Y dejando bajo los focos, solitario, el resultado de un Merval local que se fue de largo en el derrape. Y terminó por asumir un duro 2,70% de baja, volviendo a la centena inferior y cerrando en 2.676 puntos (el piso de la jornada). Claro dibujo de mayor a menor, el menos agradable, donde lo peor llegó sobre el final. Diferencias de 10 a 36 -por las bajas- y ocupando casillero mayor el sector bancos.

Tres de ellos: Macro, G. Galicia y el Hipotecario se anotaron dentro del podio de «cinco mayores bajos», las tres con pérdidas superiores al 5%. Por tal flanco débil provino -acaso- el exagerado declinar del índice, que nuevamente se ubicó fuera de marco respecto de lo sucedido con competidores cercanos. Trago amargo, con otro panorama de tipo indescifrable. La Bolsa, preocupada.

Dejá tu comentario