31 de marzo 2023 - 00:01

El gran jurado imputó a Trump en un caso inédito en la historia de EE.UU.

Es el primer expresidente de la historia en enfrentar cargos penales en relación con el pago de un soborno a una actriz porno para comprar su silencio sobre una relación extramatrimonial.

REACCIÓN. Decenas de personas se acercaron a las inmediaciones del tribunal de Nueva York. Una persona sostiene un cartel que reza “El dinero de Trump habla muy fuerte y claro”.
REACCIÓN. Decenas de personas se acercaron a las inmediaciones del tribunal de Nueva York. Una persona sostiene un cartel que reza “El dinero de Trump habla muy fuerte y claro”.

Washington - Donald Trump se convirtió ayer en el primer expresidente de Estados Unidos formalmente acusado de un delito en la historia del país, luego que el Gran Jurado de Nueva York lo incriminara por un pago a la pornostar Stormy Daniels para comprar su silencio sobre la relación extramatrimonial que mantuvieron, en un fallo que el exmandatario calificó como “una interferencia electoral al más alto nivel”.

Trump, que siempre cuestionó el proceso, se dijo inocente y rechazó declarar en la causa, fue imputado en el marco de una investigación por el presunto pago de un soborno a Stephanie Clifford, conocida como Stormy Daniels, actriz y directora de películas pornográficas.

Al exmandatario, de 76 años, se lo señala como responsable de comprar por 130.000 dólares el silencio de Daniels sobre la relación extramatrimonial que mantenían, antes de las elecciones de 2016, que el multimillonario ganó.

“Los demócratas han mentido, engañado y robado en su obsesión por tratar de ‘atrapar a Trump’, pero ahora han hecho lo impensable: acusar a una persona completamente inocente en un acto de evidente interferencia electoral”, advirtió Trump en su primera reacción tras la decisión del jurado. Y agregó que la acusación constituye “persecución política e interferencia electoral al más alto nivel de la historia”.

En un comunicado, dio por seguro que “los estadounidenses se darán cuenta de exactamente qué está haciendo la izquierda demócrata radical”. “Todo el mundo lo puede ver. ¡Nuestro movimiento y nuestro partido, unidos y fuertes, derrotaremos primero a Alvin Bragg y luego a Joe Biden, y vamos a echar a todos estos corruptos demócratas del Gobierno para hacer a América grande otra vez”, concluyó.

Las autoridades de Nueva York notificaron al abogado de Trump que el expresidente fue acusado.

Se espera que el fiscal de distrito, Alvin Bragg, a quien el exmandatario cuestionó severamente, negocie con Trump la aceptación del cargo, y si este accede, será fichado como manda el protocolo, esto es, será fotografiado y sus huellas dactilares tomadas.

Los fiscales le habían ofrecido a Trump la oportunidad de testificar ante el Gran Jurado, una chance que generalmente se extiende a los posibles imputados cuando una acusación es inminente. Trump se negó, rechazó los cargos y atribuyó todo el proceso a una caza de brujas.

Cuando el Gran Jurado llevaba ayer unas tres horas reunido, según la agencia Sputnik, varios de los principales fiscales de la investigación ingresaron a la oficina del secretario del tribunal por una puerta trasera para comenzar el proceso de presentación de la acusación.

Aunque Trump está en el centro de varias investigaciones penales, hasta ahora había esquivado ser acusado. El magnate vinculó directamente la causa con sus pretensiones de volver a la Casa Blanca el año próximo, tal como había señalado días pasados. “Creo que es una manera de hacer trampa en las elecciones. Es injerencia electoral”, dijo hace dos días a la cadena Fox News. Y agregó: “Estamos tratando con gente deshonesta, bandidos, y gente, creo, que odia a nuestro país”.

Después de que la prensa anunciara que podría llegar a ser el primer expresidente en sentarse en el banquillo de acusados, Trump afirmó el pasado 18 de marzo en su red Truth Social que iba a ser “arrestado” y llevado a comparecer el 21 de marzo ante un tribunal, aunque nada de eso finalmente pasó.

Más aún, el expresidente vaticinó un cuadro de “potencial muerte y destrucción” que habría en el país si finalmente era imputado.

El fiscal Bragg, un demócrata elegido para este cargo por votación popular, formó el gran jurado en enero luego de una investigación sobre un pago a Daniels hace más de siete años, realizado semanas antes de las elecciones de 2016, que ganó Trump.

El abogado Michael Cohen, que fue el autor del pago a Danield, celebró ayer que “por primera vez en la historia de la nación, un presidente ha sido imputado” y destacó el hecho de que “nadie está por encima de la ley, ni siquiera un expresidente”. “La acusación de hoy no es el final de este capítulo, sino el principio”, declaró Cohen, antiguo abogado de Trump, según la cadena CNN.

Y el abogado de Daniels, Clark Brewster, escribió en la red Twitter: “La incriminación de Donald Trump no es motivo de alegría. Que prevalgan la verdad y la justicia. Nadie está por encima de la ley”.

La misma CNN cita fuentes cercanas a Trump que dan por hecho que comparecerá en Manhattan una vez formuladas las acusaciones y que dará un discurso después de la audiencia preliminar.

El exjefe de la Casa Blanca recibió la noticia de la acusación en su residencia de Mar-a-Lago, probablemente con sorpresa porque, según agencias internacionales, su entorno no esperaba una decisión del Gran Jurado hasta fines de abril.

De cualquier manera, no peligra la ambición presidencial de Trump porque las leyes estadounidenses no prevén prohibiciones de este tipo, aunque sí prohíben el voto de quien fue condenado.

El propio Trump ya había anunciado que continuaría su campaña en caso de imputación.

Dejá tu comentario