Construir lugares, no espacios, la regla del arquitecto Helmut Jahn

Espectáculos

"Cada generación debe construir su propia ciudad", sostiene Helmut Jahn -quien visitó a la Argentina para participar de una Bienal de Arquitectura-; y él viene haciéndolo en las últimas dos décadas, con obras que lo han convertido en uno de los más influyentes arquitectos estadounidenses de hoy.

Nacido en Nuremberg (1940), graduado en Munich, se radicó en Chicago, en 1967, después de seguir cursos superiores de arquitectura en el Instituto de Tecnología de Illinois. Desde entonces trabajó en el estudio C.F. Murphy y Asociados, del que fue, en 1973, director de Planeamiento y Diseño. Ocho años más tarde, se crea el estudio Murphy/Jahn, cuyo directorio presido desde 1982. Además, ha ejercido la docencia en el ITI y en las universidades de Harvard y Yale. Sesenta edificios terminados a partir de 1974 (torres de oficinas, bibliotecas, hospitales, hoteles, juzgados, instalaciones deportivas, terminales de aeropuertos, inmuebles educativos) llevan la firma de Jahn. A ellos se deben sumar una veintena de diseños que están en construcción o esperan turno, y medio centenar de proyectos, muchos de los cuales -los últimos- aguardan aprobación.

Dos de las obras realizadas por Jahn, el Centro del Estado de Illinois, en Chicago (1985), y la admirable Terminal de United Airlines en el Aeropuerto O'Hare, de Chicago (1987), fueron distinguidas en 1991 por el AIA (Instituto Norteamericano de Arquitectos), entre las diez mejores completadas en el país desde 1980.

«El desarrollo de nuestra arquitectura se basa sobre la continua aplicación y refinamiento de conceptos funcionales, técnicos y estéticos, según las necesidades de cada caso», resume Jahn, y añade: «Con el tiempo, enfocamos nuestro interés en la transparencia, las formas geométricas puras o sueltas, el uso del color, el aprovechamiento de la luz natural, la expresión y la integración de la estructura y los servicios. Nuestras preocupaciones por la experiencia y la percepción humanas nos llevaron al redescubrimiento de los grandes espacios interiores, con los que tratamos de extender el dominio público más allá de los límites del edificio y contrarrestar así la creciente falta de rasgos característicos del entorno exterior, de las calles», dice Jahn.

Y si bien admite que su diseño suele remitir a un «prototipo histórico», lo hace en términos de alusiones, no de citas, y dentro de una concepción que « responde por entero a nuestro tiempo». De ahí su rechazo a la retórica postmoderna, que «se enamoró del pasado y dejó de prepararse para los desafíos del tercer milenio, revelando, además, una absoluta falta de objetivos políticos, sociales y artísticos». En esa época de los años '80, «lo viejo era mejor que lo nuevo, y mirar hacia atrás era más seguro que arriesgarse en exploraciones de futuro», aduce
Jahn, quien señala «los efectos devastadores» ocasionados por el postmodernismo en la arquitectura estadounidense.

Una de las especialidades de
Jahn son los rascacielos, esa invención de Chicago (Home Insurance, 1883-85, del arquitecto William Le Baron Jenney). Pretende devolverles el grado de poesía que tuvieron antaño, ateniéndose, sin embargo, a las técnicas y los materiales más avanzados, así como a los recursos de forma y contenido más actuales. Tal vez por eso, en la Torre Liberty 1 de Filadelfia (terminada en 1987), evocó la cúpula del edificio Chrysler de Nueva York (William van Alen, 1930), «uno de los rascacielos norteamericanos más memorables», según dice. Esta asociación de imágenes fue mantenida, aunque en menor medida, en la vecina Torre Liberty 2 (1991). Jahn ha indicado su tentativa de alcanzar, con estas gráciles construcciones de piedra, metal y acero, un «modernismo romántico».

También data de la década del '90 el Centro Noroeste, de Chicago, edificio de oficinas y terminal ferroviaria, que luce sus deslumbrantes fachadas de vidrio azul en forma de cataratas. En cambio, la idea que presidió el diseño del edificio de locales y oficinas de Avenica Lexington 425, Nueva York -a pocos metros del Chrysler-, de esa misma época es la de una columna arquitectónica, con su basamento y capitel. En cuanto a la Torre de Oficinas de la Feria de Francfurt diseñaó un Centro de Exposiciones y un Pabellón de Entrada (estas dos obras fueron terminadas en los '90). El Centro, de 90 m por 140 m, es un rectángulo de techo curvo; con dos subsuelos para estacionamiento, y tres niveles para exhibiciones. El Pabellón (que con el Centro totaliza 70.000 m2), de forma circular, tiene por techo una pirámide, que corona sus tres niveles. La Torre, de 250 m de altura (es uno de los edificios más altos de Europa) y 85.000 m2 cubiertos, se alza junto al Centro y el Pabellón, a la manera de un campanile.

Es el propio
Jahn quien deduce de estas obras la certeza de que «un nuevo modernismo puede ofrecer la oportunidad de levantar ciudades visualmente tan ricas como las del pasado, y más valiosas que los pastiches favorecidos por los postmodernistas». El rea Sony junto a la Plaza de Postdam (2000) es una de las más impresionantes edificaciones de Berlín, ubicada entre Potsdamerstrasse y Bellevuestrasse. En contraste con el rea Daimer Benz -con partes más pequeñas y diferenciadas y creado por varios arquitectos-, el complejo Sony es una creación transparente de acero y cristal que consta de ocho elementos constructivos. Las estructuras vítreas se agrupan alrededor de un gran «foro» ovalado con cafés,comercios y cines. Es una construcción inclinada en cuya estructura se insertaron numerosas barras y cables de acero que parecen flotar sobre la plaza.

La torre oval del edificio Post Tower (2003) de la ciudad de Bonn se encuentra orientada hacia el Rin y facilita así su visibilidad desde casi cualquier punto de la ciudad. La fachada comprende una doble piel con un espacio de 30 cm, que permite la ventilación natural y protege de las inclemencias exteriores de la lluvia, el viento y el ruido. El diseño logra una integración total de entre forma, función y materiales. En las obras de
Jahn la clave reside en construir lugares, no solamente espacios.

Dejá tu comentario