"Dumplings"

Espectáculos

«Dumplings» (id., Hong Kong, 2004, habl. en cantonés) Dir.: Fruit Chan. Int.: M. Yeung, B. Ling, T. Leung Ka-fai, M. Yeung, W. So Fun.

La obsesión por verse joven hace que la gente haga cosas raras, y en «Dumplings», el cineasta Fruit Chan lleva el tema a sus puntos extremos, macabros y retorcidos. Lo interesante es que lo hace sin perder el tono de irónico psicodrama femenino que le da un giro especialmente original a lo que, de otro modo, hubiera sido una película de terror más convencional. De hecho, las películas que le dan mala fama a la comida china tienen toda una tradición, desde los platillos caníbales de las dos versiones de «La posada del dragón», o la crónica negra basada en hechos reales narrada en «The Untold story», con detectives comiéndose a las víctimas del caso que estaban investigando.

En «Dumplings» este tema escabroso está encarado desde el punto de vista de una dieta rejuvenecedora, no precisamente vegetariana. Bai Ling es la tía Mei, una cocinera que prepara recetas especiales para señoras que necesitan volver a sentirse como a los veinte años. El control de la natalidad y la superpoblaciòn de China y Hong Kong le permite conseguir ingredientes con cierta facilidad, aunque si se trata de clientas especiales, debe esforzarse un poco más. Es el caso de una estrella de televisión retirada, que necesita recuperar su autotestima y las atenciones de su marido millonario.

• Giros oportunos

Cuando la cocinera se empecina en una práctica que involucra a una quinceañera, la película empieza a ponerse realmente siniestra y oscura, aunque Chan se las arregla para volver a girar el rumbo hacia el humor negro, el erotismo y la crítica social.

La película tuvo una versión corta como parte de un film conformado por tres relatos macabros, pero la narración fluida no hace notar ningún esfuerzo por estirar una historia muy bien contada, fotografiada con todo el talento de
Chris Doyle (el habitual colaborador de Wong Kar Wai) y sobre todo, magníficamente actuada. Tony Leung brilla como el hombre de negocios que come cualquier cosa que pueda mantenerlo joven, casi peor que las mujeres, pero la mejor es Bai Ling, que da una actuación terrorífica, cínica y muy sensual en el papel de la cocinera.

D.C.

Dejá tu comentario