"El duelo"

Espectáculos

«El duelo» (Huo Yuan Jia/Fearless, China-EE.UU., habl. en mandarín). Dir.: R. Yu. Int.: J. Li, J.T. Benn, C. Chou, A. De Longis, M. Harada, N. Jones.

No es fácil encontrar una película de kung fu donde lo más emocionante son los golpes que no se dan, o los esfuerzos de un peleador por salvar la vida de su rival. Una ambientación de época soberbia es el marco impuesto por el director Ronni Yu para este gran film de artes marciales pacifistas.

«El duelo» es la historia verídica del maestro de «wu-shu» que unió por primera vez las distintas escuelas de kung fu en China, lo que a principios del siglo XIX significó algo muy importante en un país sojuzgado por fuerzas extranjeras. Esta película biográfica marca lo máximo en el cine de artes marciales y en la carrera de Jet Li, que luego de probar suerte en Hollywood y en Europa vuelve a las fuentes de sus mejores películas, como la saga de «Erase una vez en China», sólo que con algo más importante que decir. Y con un lujo visual que el cine chino no conocía desde los tiempos de gloria de sagas como la «La novia del pelo blanco» (con la que el director Yu estuvo involucrado antes de adaptarse a productos hollywoodenses como «La novia de Chucky»).

La película comienza en 1910, con el injusto duelo al que es sometido el maestro Hu Yuan Jia: debe enfrentar solo, uno por uno, a los cuatro mejores luchadores en distintas disciplinas de cuatro de los principales países que dominan China. Con sus puños, lanza o sable enfrenta sucesivamente a cada rival, y antes de luchar contra el maestro nipón, Tanaka, el guión hace un alto y retrocede treinta años para contar la historia de este prócer del kung fu desde su infancia, cuando su padre le prohibía todo acceso a su escuela de wu shu. El largo camino para entender que el peor enemigo de cada luchador está dentro de sí mismo incluye no sólo formidables escenas de acción, sino terribles momentos dramáticos y un antológico intento de transmitir en imágenes el autoconocimiento espiritual. La soberbia del primer Hu Yuan Jia le permite a Ronni Yu dar rienda suelta a sus más terribles coreografías visuales para peleassin cuartel, de tal manera que acompaña perfectamente la metamorfosis de su personaje cuando debe redimirse luego de provocar una espantosa tragedia. La veracidad, eficacia, imaginación visual y rigor en cada detalle eluden todo tipo de comparación con el típico luchador paficista del estilo de la serie de TV «Kung Fu»: esto es algo serio, empezando por lo cinematográfico y sus ideas. Imperdible.

D.C.

Dejá tu comentario