Le faltan gags a una comedia

Espectáculos

Casi todos los personajes de “Una chica invisible” necesitan buscar cosas raras en Google, con sus respectivos tutoriales. Por ejemplo, cómo hacer el nudo de una horca, o cómo exorcizar una casa. Pero el nudo central de esta comedia de enredos tiene que ver con un experto en computación que se convierte en hacker cuando el amigo de un amigo le pide que espíe de todas las formas posibles a su exnovia, una actriz no muy segura de su talento. Las cosas se complican cuando la actriz da una pésima audición para un papel, y encima la prueba se viraliza, sobre todo cuando ella se da cuenta de que tiene cámaras en su casa. Lo mejor es la hija del hacker, una nena de 11 años que se porta realmente mal. “Una chica invisible” es razonablemente entretenida, está bien actuada, cuenta con una sólida fotografía y una atractiva dirección de arte. Pero lo que faltan son gags, ya que las situaciones están bien planteadas pero la película nunca termina de levantar vuelo. Ni arrancar más que algunas sonrisas.

D. C.

“Una chica invisible” (Argentina, 2020). Dir.: F. Bendomir. Int.: A. Carballo, J. Di Pietro, L. Ahumada. (Cine.Ar).

Dejá tu comentario