Metrópolis: "La copia estaba a resguardo, y no arrumbada"

Espectáculos

"Ni estaba arrumbada en un rincón perdido, ni necesitamos preguntar a los alemanes si ésa era la parte que buscaban". Con esta aclaración, la directora del Museo del Cine de Buenos Aires, Paula Félix-Didier salió al cruce de algunas versiones periodísticas publicadas ayer en medios europeos, acerca del hallazgo de una versión realmente completa del clásico alemán «Metropolis» en un depósito del Museo.

Durante una conferencia de prensa, cumplida ayer en la Dirección General de Museos, y acompañada por el ministro de Cultura de la Ciudad, Hernán Lombardi, Felix-Didier mostró algunos fragmentos realmente atrapantes, que expertos de todo el mundo buscaron durante años, y ya daban por perdidos.

Efectivamente, en los dvds de la edición restaurada de 2001, hasta ahora considerada la más completa, puede leerse una aclaración explicando que se da por terminada la búsqueda. Pero esta novedad cambia notablemente los términos.

«Desde abril sabemos que nuestra copia es la única prácticamente completa que hay en el mundo. Les mandamos varios mails, pero no nos creían», explicó la directora, agregando. «recién se convencieron la semana pasada, cuando les mostré estos fragmentos en un dvd. Me pidieron una copia, pero me lo traje de vuelta. La cinta no saldrá del museo hasta que el Gobierno de Buenos Aires no acuerde con la Fundación Murnau los términos de la restauración».

Eso es como mostrarles el dulce y dejarlos con ganas, pero es lo que corresponde. La historia completa aclara variascosas. Rodada en 1926, «Metropolis» se exhibió mundialmente en una versión reducida por una distribuidora norteamericana. Sólo Argentina la vio completa, porque acá la trajo una distribuidora de capitales alemanes, Terra. Con el tiempo y la guerra, la «Metropolis» completa desapareció de Alemania. Pero aquí,cumplida su difusión comercial, la conservó un coleccionista, Manuel Peña Rodríguez, creador, en 1943, del Primer Museo Cinematográfico Argentino. En los 60, debido a una grave y prolongada enfermedad, Peña Rodríguez le fue vendiendo su colección completa al Fondo Nacional de las Artes. Este, a su vez, lo fue transfiriendo desde 1992 al Museo del Cine. «El tenía una copia 35 mm. nitrato, un material altamente inflamable, por lo cual el FNA prefirió hacer una copia negativo en 16 mm. acetato, y tirar la de nitrato. Aclaro esto porque, por más restauración digital que ahora se haga, siempre se va a notar la diferencia». Otro detalle: al estar en negativo, ya nadie podía chequear de un solo vistazo lo que había adentro. «Teníamos la copia debidamente numerada y conservada, pero la prioridad del museo, cada vez que tiene presupuesto, son las películas nacionales. Recién ahora, impulsados por el investigador Fernando Martín Peña pudimos sacar una copia positiva de trabajo, y confirmar un dato que le había dado Salvador Sammaritano, creador del Cineclub Núcleo, a saber, que la copia que habíamos heredado de Peña Rodríguez duraba media hora más que las otras que hoy circulan». Sammaritano lo sabía, precisamente porque muchos años antes la había proyectado en Núcleo.

Revisando los negativos heredados,también se encontraroncopias bastante completas de tres películas mudas argentinas, que se creían perdidas, y otras curiosidades, «que a mí me ponen tan contenta como lo de 'Metropolis', pero reconozco que esto para los historiadores del cine mundial ha sido casi como encontrar el Santo Grial».

Los varios minutos hallados contienen secuencias y hasta personajes «que durante años sólo vieron los ojos argentinos», entre ellas el paseo del protagonista en una noche de perdición, un detective que lo vigila oculto detrás del diario «Metropolis Kourier», y, sobre todo, una extensa y dramática serie de tomas de los niños que huyen de la inundación final sólo para encontrarse con una puerta enrejada, modelo de cine catástrofe no sólo para la época.

De todos modos, siempre hay disconformes. «Cuando la mostré en Berlín, alguien me dijo 'Todavía falta un plano famoso, de un monje negro leyendo el Apocalipsis'. Es cierto, y esto alienta seguir la búsqueda, ¡pero estás viendo 23 minutos que nunca creiste ver en tu vida!».

Según estimaciones, una vez hechos los acuerdos la restauración e incorporación al resto del film llevará aproximadamente uno o dos años. Sentado junto a Felix-Didier, el ministro Lombardi, se mostraba exultante. «Por algo elegimos una investigadora, y no una administrativa, para dirigir el Museo del Cine. No lo tenemos en condiciones al Museo, y por eso nos hemos puesto como horizonte el año 2010, para darle una sede definitiva».

Dejá tu comentario