Ringo Starr brilló con todas sus estrellas en el Luna Park

Espectáculos

Con "puntualidad inglesa" y durante dos horas, Ringo Starr repasó los éxitos de su carrera como Beatle y su repertorio solista, ante un público festivo de todas las edades que se congregó en el Luna Park. Lo acompañó la All Starr Band, compuesta por músicos emblemáticos que tuvieron la oportunidad de desplegar su talento en un escenario con una gran estrella, también replicada en la legendaria batería.

La primera de las 22 canciones del show, en donde no faltó virtuosismo en escena y la buena predisposición en el público, fue "It don't come easy", un simple lanzado por Apple Reccord en 1971. Inmediatamente siguió "Honey don't", un clásico de los "Fab Four" del álbum Beatles for Sale.

Después de entonar "Choose love", Starr le cedió el lugar a uno de sus músicos, Rick Derringer, quien interpretó "Hang on Sloopy", el primer éxito de su antigua banda The McCoys , en la que Ringo ofició de baterista. Más tarde, el "All Starr" desplegó el poderoso "Rock and Roll Hoochie Koo".

Fue precisamente Derringer y no Starr quién presentó a Edgar Winter, lo que volvió al show un acto colectivo, donde había un espacio para cada uno de los miembros del grupo. Es que la All Starr Band se basa en el concepto de que "todo aquel en escena es una estrella con derecho propio".

Winter, quien se jactó de ser "el primer músico en ponerle una correa a su teclado", desplegó sus dotes para interpretar ese instrumento, así como también el saxo, en una envolvente versión de su éxito "Free Ride". Cuando le tocó el turno a la instrumental "Frankestein", el músico, referente del jazz y el blues, realizó junto con el ex-Beatle un duelo de baterías muy ovacionado.

También fueron festejados los éxitos de la banda The Romantics, interpretados por su fundador Wally Palmer, una de las voces más reconocidas de la década de 1980. Una versión aggiornada de "Talking in your sleep", y más tarde, su conocidísimo "What I like about you" hicieron al Luna Park bailar con ganas.

Starr desplegó su sentido del humor al anunciar que el tema siguiente era "para las mujeres... y algunos hombres" y luego cantó el clásico "I wanna be your man", del álbum With The Beatles. Además, lo hizo antes de interpretar el éxito "Boys", incluido en Please Please Me, al aclarar que tocaba esa canción "con la otra banda en la que solía estar".

También fue memorable su frase previa al obligado "Yellow submarine". Dijo: "Quien no sepa esta canción, está en el ´menú´ equivocado". Los coros del público, además de una fiesta de globos amarillos, acompañaron a uno de los temas más emblemáticos del integrante del cuarteto de Liverpool.

A su turno, brilló Gary Wright, un pionero en el uso del sintetizador de la música pop, quien se comunicó con el público en español. Con un efecto lumínico que quería lograr un ambiente de la India para recordar al fallecido George Harrison, entonó con voz impecable el éxito "Dream Weaver", y más tarde, "Love is alive".

Pero también fueron muy celebradas - por el público y por el propio Ringo - las interpretaciones de Richard Page, consagrado como cantante y bajista de la banda Mr. Mister, quien compartió sus recordados éxitos "Kyrie" y "Broken wings".

La All Starr Band, que estuvo de gira de manera constante desde su comienzo en 1989, se compone por Derringer en guitarra, Palmar en guitarra y armónica, Page en bajo, Winter en saxo y teclados, Wright en teclados, además de Gary Bissonette en batería y Mark Rivera en saxo y percusión.

Pero la estrella más convocante es, sin duda, Starr, quien se simbiotizó con el público argentino. Su repertorio se completó con las canciones "The other side of Liverpool", "Back off Boogaloo" y su éxito solista "Photograph".

Para el cierre eligió los hits de The Beatles "Act Naturally" y el clásico del álbum St. Pepper's Lonely Hearts Club Band, "With a little help from my friends", que derivó en un coro de "Give peace a chance", para recordar a sus compañero, John Lennon y dar su mensaje final a la audiencia: "Peace and love".

Dejá tu comentario