U2 homenajeó a alumnos asesinados en Brasil

Espectáculos

La banda irlandesa U2 recordó, en el primero de los tres shows que ofreció en Brasil, a los 12 niños asesinados dentro de su escuela por un tirador, el jueves pasado, en Río de Janeiro.

Al final del show en el estadio Morumbí de San Pablo, el cantante de la banda, Bono, cerró el recital con un homenaje a las víctimas, cuyas fotografías y nombres fueron puestas en la pantalla gigante del escenario del 360º Tour.

"Enciendan sus celulares, sus encendedores. Vamos a homenajear a esos niños y a sus familias", pidió Bono a los 80 mil espectadores en la última canción de la noche, Moment of Surrender.

El emotivo momento cerró el primer recital de U2 en la ciudad brasileña, donde la banda irlandesa mostró en su tercera parada sudamericana, tras Chile y Argentina.

Como ocurre en todos los países, Bono hizo referencias a la tradición musical brasileña: mientras llegaban al escenario móvil los cuatro irlandeses lo hicieron al ritmo de "El Tren de las Once", el mayor himno de samba, del compositor Adoniran Barbosa, tocado por los legendarios "Demonios da Garoa".

En el promedio del show, Bono eligió a una fanática del público con la cual leyó la letra de "Carinhoso", una samba romántica de Pixinguinha, un clásico que emocionó a la multitud y que internacionalmente fue conocido porque lo grabó Marisa Monte con Paulinho da Viola.

En otro tramo citó que estuvo con la presidente Dilma Rousseff almorzando el viernes y lanzó sus mensajes politizados con referencias a las crisis de Libia y Egipto para introducir la canción Sunday Bloody Sunday.

El obispo sudafricano Desmond Tutu, premio Nobel de la Paz por su lucha contra el apartheid y la creación de una comisión de la verdad, fue mostrado haciendo un discurso antes de elevar la temperatura con One, mezclada en parte con Help de The Beatles.

Dejá tu comentario