Un mal año para la ficción en TV local

Espectáculos

Este no fue el año de la ficción en TV, no sólo por el fuerte conflicto entre actores y productores -que aún no se dirimió del todo-, sino por el predominio de las secuelas de «Gran hermano», el show de vulgaridades de « Bailando», «Cantando» y «Patinando por un sueño», que dejan un 2007 de programación monotemática y, sobre todo, aburrida.

Pero más allá de estos ciclos que dominaron en «Canal 13» y «Telefé», estuvo el efecto contagio de los «programas de TV sobre programas de TV», omnipresentes en todos los canales, sumado a los ciclos de chismes, desde ya, que además de sus habituales guerras entre vedettes o «mediáticos» tuvieron las de anónimos encerrados y jurados versus bailarines, cantantes o patinadores.

No sólo Jorge Rial, Viviana Canosa, Mariana Fabbiani, Beto Casella y Marcelo Polino -entre muchos otros y sin contar el cable- llenaron sus programas con «GH» y «Showmatch», sino que incluso «Telefé» y «Canal 13» cayeron en lo mismo en sus programas. Por caso, «Mañanas informales», «Este es el show» en «Canal 13», «AM» o el debate de «GH» en «Telefé».

En este último, años atrás habían predominado novelas como «Montecristo», « Resistiré» o «La ley del amor», series como «Los simuladores» o «Hermanos y detectives», mientras este año «El capo» (protagonizado por Miguel Angel Rodríguez y Roberto Carnaghi, encaramados al éxito de «La jaula de las locas» en teatro), fue levantado abruptamente por falta de rating.

Abundaron, además, repeticiones de las series de Damián Szifrón, y «Gran hermano» en todas sus posibilidades. La única tira que sobrevivió fue la juvenil «Casi ángeles», gracias al buen negocio periférico de conciertos y discos que tan bien sabe manejar Cris Morena.

La única alternativa en «Telefé» llegó con Mario Pergolini en «CQC», «La liga», y ahora «E24», aunque cada vez más similares entre sí, siempre con casos de marginalidad y golpes bajos. En esta línea Gastón Pauls condujo otro de sus programas, «Pecados capitales» en los que hace años exhibe los mismos temas: drogas, prostitución, alcoholismo, etc. Pergolini buscó oponerse a Tinelli (en sus palabras «TV cultural» vs. «TV grasa») con el reality estudiantina de próceres «El gen argentino». Y la abonada de «Telefé» que hizo lo mismo que hace dos décadas fue Susana Giménez, con algún agregado como el circo o el laberinto de los perros.

«Canal 13» tuvo más ficción aunque con resultados dispares: comenzó repitiendo «Son amores» a principio de año y hará lo mismo en 2008 con la reposición de «Sos mi vida». Funcionó a nivel rating «Son de fierro», pese a haber cambiado de tono cíclicamente, en una desesperación diaria por añadir giros que convirtieron a una comedia familiar en una tragedia con secuestrados y torturas. Le fue bien a la novela «Mujeres de nadie», sobre todo en sus instancias finales, pero en cambio series como la tercera parte de «Mujeres asesinas» y, sobre todo, «El hombre que volvió de la muerte» no interesaron demasiado.

El resto en «Canal 13» fue Marcelo Tinelli (también su tira juvenil «Patito feo» generó furor en discos, teatros y hasta estadios), los afianzados «Duro de domar», «TVR», y el programa de Andy Kusnetzoff, con algo de novedad y buen rating, igual que «Policías en acción».

La sorpresa en materia ficción la dio « Lalola» en «América», uno de los pocos ejemplos del año en que confluyeron calidad actoral, entretenimiento y rating.

Si bien regresaron las ficciones a la TV la semana pasada y los productores creyeron que podrían brindar con sus elencos luego de un acuerdo de palabra (jornada laboral de diez horas y sueldos mínimos en 200 el bolo y 6300 los actores de tira), en la Asociación Argentina de Actores volvieron a quejarse. Alegaron el viernes pasado en la audiencia del Ministerio de Trabajo que aún hay que firmar el convenio y recordaron el problema del PNT ( publicidad no tradicional) por la que actores no perciben beneficio económico alguno.

También sostuvieron en la AAA que se trata de una práctica expresamente prohibida por la Ley de Radiodifusión. Habrá que ver cuánto tarda en explotar este conflicto o si se pasan las fiestas en paz para volver a arremeter en marzo, cuando estén avanzadas las grabaciones de las 15 ficciones que espera tener la TV el año próximo.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora