18 de abril 2024 - 08:55

El súper dólar en la mira: las 3 razones por las que seguirá fuerte y cómo afecta a la Argentina

El dólar estadounidense siempre se considera uno de los refugios favoritos de los inversores. Sin embargo, otras dos divisas comienzan a ganar terreno.

Cómo impacta un dólar fuerte en la economía argentina. 

Cómo impacta un dólar fuerte en la economía argentina. 

Depositphotos

La historia dice que hay varias divisas que se han alzado con el título de refugio favorito de los inversores, dependiendo de los fundamentos en cada momento. Tradicionalmente, el yen japonés, el franco suizo y el dólar estadounidense han sido los más buscados, pero ahora mismo, tal y como está la situación, es el 'billete verde' el que "tiene las de ganar respecto a los flujos de refugio seguro", lo que refuerza la idea de que seguirá "más fuerte por más tiempo". ¿Cuáles son las razones para seguirlo de cerca?

1. Refugio y rendimiento atractivo

"El dólar parece actualmente capaz de ofrecer propiedades refugio con la ventaja añadida de un rendimiento más atractivo que el del yen o el franco suizo", comentaron los estrategas de Rabobank en un reciente informe. En su opinión, las tasas de interés altas por un tiempo se asocia con que el dólar continúe diluyendo los atractivos de refugio de las otras dos divisas.

Recuerdan desde el banco holandés que algunos expertos han apuntado que la condición de refugio seguro de una moneda "debería estar asociada con fundamentos económicos sólidos y, en particular, superávits presupuestarios y de cuenta corriente", un argumento que "tiene lógica, ya que en tiempos de incertidumbre los inversores se vuelven más reacios al riesgo".

Esta afirmación beneficiaría a monedas como el franco, ya que "Suiza tiene fundamentos sólidos", pero también implicaría que el dólar australiano "debería ser actualmente un refugio seguro, mientras que el USD no". Sin embargo, explican los analistas de Rabobank, el 'billete verde' es "único", ya que "tiene sus propios fundamentos que son distintos de los de la economía estadounidense".

Y esto, señalan, se debe a su posición como "moneda de reserva dominante". En este sentido, comentan estos estrategas que "a medida que los mercados emergentes han crecido en las últimas décadas, la proporción de Estados Unidos en el comercio mundial ha disminuido drásticamente. Sin embargo, la proporción de dólares en las reservas del banco central ha caído relativamente debido a la cantidad de comercio facturado en dólares".

Creen que "con el tiempo, el dominio del dólar se irá reduciendo", pero será "lento". Por ahora, en tiempos de mayor incertidumbre la demanda de dólares "aumentará debido a la necesidad generalizada de que el dólar cubra las facturas y mantenga la deuda no denominada en dólares estadounidenses (que creció en los años posteriores a la gran crisis financiera debido a las bajas tasas de interés estadounidenses)".

En opinión de los expertos de Rabobank, "el uso generalizado del dólar en la economía global sugiere que es poco probable que se vea socavado por las preocupaciones sobre la magnitud de la deuda nacional estadounidense en el corto plazo". Y por eso mantendrá su fortaleza.

2. Incertidumbre en el mercado

Los mercados están viviendo un escenario de incertidumbre no sólo por las dudas sobre la rebaja de tasas de interés, sino también por la tensión en Medio Oriente.

Con un panorama como el actual, es normal que los inversores busquen refugio, dicen. "La demanda de refugio significa que el dólar estadounidense se está acercando a un máximo de un año frente a sus principales pares internacionales, y siempre se debe prestar atención cuando la moneda de reserva mundial hace un movimiento importante hacia arriba o hacia abajo".

Afirman estos analistas que el avance del dólar hacia máximos de doce meses "puede atribuirse a preocupaciones geopolíticas, aunque también puede haber otros factores en juego". En concreto, se refiere a la Fed y a los tipos de interés. "La economía estadounidense sigue teniendo un desempeño más sólido que la mayoría de sus contrapartes occidentales y, aunque esto puede deberse al estímulo fiscal de la administración Biden, que continúa aumentando el gasto (y acumulando deuda), el resultado es que la Reserva Federal aún no ha reducido las tasas".

Dólar Fed Jerome Powell.jpg
La Reserva Federal sigue postergando la decisión de no reducir las tasas

La Reserva Federal sigue postergando la decisión de no reducir las tasas

3. El efecto en los mercados emergentes y en la Argentina

Pero además, explican desde AJ Bell, hay que vigilar al dólar por su efecto sobre dos clases de activos, que son especialmente sensibles al 'billete verde'. En primer lugar, estos expertos hablan de los mercados emergentes, que "no parecen darle la bienvenida a un dólar fuerte" por la relación inversa que existe entre los índices de referencia DXY y MSCI Emerging Markets, pero también porque muchas naciones emergentes se endeudan en dólares, y la debilidad de su moneda en relación con la estadounidense "encarece el pago de los cupones y, finalmente, el reembolso de los préstamos originales". Este es el caso de la Argentina.

En segundo lugar, los expertos de la firma británica aluden a las materias primas. "La mayoría de las principales materias primas se cotizan en dólares", por lo que "si la moneda estadounidense sube, eso hace que su compra sea más costosa para aquellas naciones cuya moneda no es el dólar o no está vinculada a él y eso puede frenar la demanda", detallan. Un dólar más fuerte deprecia el valor de estas producciones locales al medirlos en moneda norteamericana.

Si las tasas no ceden en los EEUU, se favorece el ingreso de capitales que, desde el exterior, retornan a la economía norteamericana para aprovechar esos mayores rendimientos. Para un país ávido de inversión extranjera como Argentina es una dificultad “extra” sobre su ya delicada coyuntura.

Dejá tu comentario

Te puede interesar