Gerez: ruidos en gobierno por la táctica legal

Judiciales

A las 10.30 de hoy, el pedido de jury contra los fiscales del caso Gerez llegaría finalmente a la Procuración de la Corte bonaerense. Con la firma de Fernando Navarro, Raúl Pérez y Nicolás Dalesio, el escrito caerá en el escritorio de María del Carmen Falbo.

Esa era, hasta ahora, la orden. Pero todo puede cambiar: en rigor, ese texto iba a ingresar el lunes pasado pero se postergó hasta que, se supone que de manera irrevocable, anoche se ratificó que el gobierno de Felipe Solá jurará a fondo contra los fiscales. La demora tiene una explicación puntual: no existía un único criterio sobre cómo encarar el caso Gerez. De un lado, el Movimiento Evita y el ultrafelipismo, empujó el jury a los funcionarios judiciales; del otro, Carlos Arslanian recomendó mayor cautela.

No se trató, sólo, de una pulseada en La Plata. Desde la Casa Rosada hubo señales confusas. Mientras los promotores argumentan que Kirchner está al tanto y avala la embestida contra los fiscales, otros interlocutores aseguran que no es así.

Un caso: días atrás, Liliana Di Leo, amiga histórica de Kirchner, interrumpió una discusión de los diputados del FpV. «Ustedes si quieren lo firman, pero no lo hagan en nombre del bloque. A mí, Alberto Fernández, me dijo que no firme la denuncia».

  • Defensa

    Otro activo promotor de encajonar el pedido de jury fue Arslanian. El ministro de Seguridad defendió la posición de los fiscales y dijo que, aun con errores, «ahora empezaron a investigar la pista policial» que es la que está en la mira del gobierno.

    Muy curioso: fue Arslanian, justamente, quien promovió una investigación paralela a la que lleva la fiscalía de Escobar. Más raro: en esa pesquisa propia, el ministro asegura haber detectado indicios serios que involucrarían a uniformados de ese municipio.

    El rastreador de llamados telefónicos detectó, según fuentes de seguridad, una serie de comunicaciones entre supuestos militantes del PAUFE, el partido de Luis Patti, un ex policía y otros en actividad. El último eslabón sería el uniformado que el día del secuestro de Luis Gerez debía patrullar la zona pero no estaba en el lugar.

    De ese modo, Arslanian lograría vincular la presunta «zona liberada» con algunos referentes de las fuerzas de seguridad y, más allá, algún militante del pattismo. Esa es la piedra filosofal que desde el principio busca, sin éxito, el gobierno para inculpar a Patti.

  • Testimonios

    Pero, finalmente, el ministro accedió y para hoy está listo el escrito de más de 200 páginas donde se aportan declaraciones de testigos que dan cuenta del supuesto maltrato de los fiscales, un informe de la oficina de Defensa de la Víctima y la argumentación del pedido de jury.

    Detrás de esa presentación está César Sivo, abogado especialista en Derechos Humanos y en Derecho Penal, que se acopló a la defensa de Gerez y sostuvo el argumento del destrato de los fiscales hacia la víctima y su entorno. Hizo, incluso, una denuncia penal contra los cuatro magistrados de Escobar.

    Fue Sivo quien, en las últimas horas, aportó el dato que terminó de volcar la balanza a favor de pedir el juicio de los investigadores: recabó información según la cual los fiscales volvieron a presionar a los testigos luego de haber, apenas trascendió que se pediría su jury, moderado su actitud.
  • Dejá tu comentario