1 de enero 2018 - 00:00

Se extienden las protestas en Irán y se vuelcan contra el régimen de los ayatolás

Las autoridades acusaron a “elementos” extranjeros por las manifestaciones en todo el país. Pero el descontento por el desempleo y el costo de vida hacían inevitable una explosión social, aseguraron expertos.

CERCO. Los medios iraníes transmitieron una marcha a favor del régimen. Las redes sociales, como Instagram y Telegram fueron bloqueadas.
CERCO. Los medios iraníes transmitieron una marcha a favor del régimen. Las redes sociales, como Instagram y Telegram fueron bloqueadas.
Teherán - Nuevas protestas estallaron ayer al caer la noche en Irán, donde un policía recibió un disparo mortal según la televisión estatal, aumentando a 13 el número de víctimas fatales por las protestas anti-austeridad que comenzaron el jueves y que están tomando un cariz político.

La presencia policial era muy fuerte en Teherán, donde pequeños grupos de manifestantes recorrieron el centro de la ciudad gritando eslóganes contra el gobierno de Hasán Rohaní, informaron las agencias de noticias locales. Según la televisión estatal, un policía murió y otros tres resultaron heridos por disparos de fusil en Nayafabad, en el centro de Irán.

El Ministerio de Inteligencia aseguró en un comunicado que "se había identificado a instigadores y alborotadores de los recientes disturbios y algunos habían sido detenidos". Luego acusó a Arabia Saudita de patrocinar las movilizaciones y de pagar a un centenar de manifestantes. También informó que algunos de los manifestantes arrestados el domingo en Arak "tienen vínculos con EE.UU. y el régimen sionista".

El de ayer fue el quinto día de disturbios en varias ciudades iraníes, que comenzaron con protestas contra el poder y las dificultades económicas, el desempleo, la carestía y la corrupción.

"Lo que hace que los iraníes salgan a la calle son los problemas económicos cotidianos, la frustración ante la falta de empleo, la incertidumbre sobre el futuro de sus hijos", explicó Esfandyar Batmanghelidj, fundador del Europe-Iran Business Forum.

Según este experto, los incidentes surgieron por las medidas de austeridad adoptadas por el presidente Rohaní desde su llegada al poder en 2013, como las reducciones en los presupuestos sociales o el alza de los precios de los carburantes anunciadas hace unas semanas.

"Para el mandatario es difícil hacer aprobar los presupuestos de austeridad, pero se trata de medidas necesarias frente a la inflación y a los problemas de divisas y para intentar mejorar el atractivo de Irán para los inversores", afirmó Batmanghelidj. Sin embargo, "tras un periodo de sanciones muy difíciles, la austeridad solo puede mermar la paciencia de la gente".

Las manifestaciones estallaron el jueves pasado en Mashhad, segunda ciudad de Irán, antes de extenderse al resto del país. Trece personas murieron en la violencia surgida en las protestas en varios lugares, diez de ellas el domingo, y 300 fueron detenidas.

Las autoridades afirman que las fuerzas del orden no disparan contra los manifestantes y acusan a "alborotadores" y "contrarrevolucionarios" armados de infiltrarse entre ellos.

Consignas como "¡Muerte al dictador!" y ataques contra los símbolos del régimen del ayatolá Alí Jameneí dieron a las manifestaciones, las más importantes desde 2009 contra la reelección del expresidente ultraconservador Mahmud Ahmadinejad, un aire político que el Gobierno no demoró en vincular con "elementos hostiles" del exterior de atizar el movimiento de protesta.

Algunos también sospechan que los conservadores, rivales de la corriente moderada a la que pertenece el presidente Rohaní, quieren sabotear su política económica a riesgo de desencadenar un movimiento más difícil de controlar.

Sin embargo, la ira surgida por la situación económica es palpable desde hace años y dominó las últimas elecciones en mayo.

En las últimas semanas, la agencia ILNA vinculada a los sindicatos informó principalmente de protestas de varios cientos de empleados del sector petrolero por retrasos de los pagos, así como de fabricantes de tractores en Tabriz contra el cierre de su fábrica.

La ira fue en aumento con el derrumbe de empresas de crédito que afectó a millones de inversores.

"No me sorprenden estas manifestaciones. En los dos últimos años vimos un desfile en las calles contra los bancos y las sociedades de crédito", recordó el politólogo Mojtaba Musavi, desde Teherán. "Muchos de estos manifestantes pertenecen a la clase media que perdió muchos de sus haberes", aseguró.

Irán es un importante productor de petróleo de la OPEP y una potencia regional, pero la frustración creció en un país que está profundamente involucrado en conflictos en Siria e Irak como parte de una batalla por ganar influencia frente a su rival sunita Arabia Saudita.

A pesar de las causas económicas, las quejas sobre las restricciones a las libertades civiles lideraron las manifestaciones de los últimos dos días.

Al día siguiente de su llamada a la calma y su promesa de "un mayor espacio para la crítica", Rohaní advirtió ayer que "el pueblo iraní responderá a los alborotadores", que son una "pequeña minoría", según él.

"Nuestra economía necesita una gran operación de cirugía, debemos estar unidos", afirmó e insistió en la determinación del Gobierno para "solucionar los problemas de la población", en particular el desempleo.

Rohaní, elegido para un segundo mandato en mayo, facilitó a Irán salir de su aislamiento, con el levantamiento de las sanciones internacionales impuestas por sus actividades nucleares.

Este levantamiento auguraba una mejoría de la situación económica pero los frutos del acuerdo se hacen esperar.

Algunos expertos dudan de que las manifestaciones puedan ser una seria amenaza para el régimen, y consideran que no parece que obedezcan a una organización clara.

"El sistema prefiere las manifestaciones políticas que las económicas porque son más fáciles de controlar", señaló el politólogo Musavi.

Agencias AFP, Reuters, ANSA, DPA y EFE

Dejá tu comentario

Te puede interesar