Larreta, al sol con ministros mientras espera que baje tensión

Política

El jefe porteño busca ahora que la pelea con Nación se maneje en la Justicia y elude replicar números de la puja por fondos. Pide a la Corte una cautelar para frenar quita.

En la terraza del edificio que fue una fábrica de bizcochos, a pleno sol, el jefe de Gobierno porteño reunió a su Gabinete para un encuentro habitual que abundó en comentarios informales sobre la relación con el Gobierno nacional y se centró también en la pandemia. Un día agradable resultó para armar esta suerte de “retiro” en la sede del Ministerio de Espacio Público, en el reciclado inmueble de Canale.

El encuentro fue de gabinete ampliado y en una jornada en la cual el Gobierno difundió un informe sobre el dinero que considera que la Ciudad de Buenos Aires recibió de más para el área de Seguridad y ahora recortó por decreto.

Horacio Rodríguez Larreta quiso saber ayer cómo estaba cada uno de sus ministros y reiteró en otro sentido los datos de la pandemia, que para el Gobierno de la Ciudad sigue con casos de contagios altos “pero estables”.

La reunión fue ampliada y en los altos del encuentros, la conversación de varios giró sobre la relación con el Gobierno nacional, con un intercambio entre los participantes donde se resalta que se estaba “esperando volver a la racionalidad”, una convicción antigrieta como la que quiere imponer el jefe porteño “esperemos que todo se pueda arreglar a través de la política”, se intercambió entre otros comentarios que se resumieron en que “nadie quiere andar a las piñas”.

“No se interrumpen los contactos”, ya les había ordenado Larreta a sus ministros, el viernes pasado. Fue al día siguiente de haber replicado al Gobierno Nacional por la rebaja de los fondos que recibe la Ciudad de Buenos Aires por la transferencia de la Policía. Se refería a las reuniones habituales que por distintos temas se realizan entre funcionarios porteños y nacionales, como la del martes entre la ministra de Educación Soledad Acuña y su par nacional, Nicolás Trotta y así distintas áreas durante la semana. Ayer mismo se concretó el encuentro en los jefes de gabinete de Nación, provincia de Buenos Aires y Ciudad, como ya es rutina para coordinar cómo sigue el manejo de la pandemia que debe anunciarse el viernes.

Como sea, el Gobierno ante la inminente presentación del Gobierno porteño ante la Corte Suprema para que suspenda el decreto que le recorta fondos, difundió un informe sobre esas cuentas. Se trata de un documento que explica con distintos cuadros el dinero que recibió la Ciudad en concepto de coparticipación desde 2015 y cómo, según las cuentas nacionales, se aumentaron los montos a partir del 2016 cuando se produce la transferencia de los servicios de Seguridad que prestaba la Policía Federal a la Ciudad, un pase de 19.953 agentes, 14 inmuebles y 1.286 rodados.

En ese momento, cuando Mauricio Macri era Presidente, el monto de esa transferencia se transformó en puntos de coparticipación lo que genera la polémica ahora, ya que el Gobierno Nacional asegura que el 2,10% que venía recibiendo la Ciudad es excesivo y le corresponde el 0,92% más 1,40% histórico que no está en discusión.

En el informe se suman las partidas anuales y de acuerdo a esos cálculos durante el período 2016/19 los recursos nacionales “percibidos por la CABA excedieron a los gastos netos de transferencia de servicios de seguridad en $86.269 millones”.

El Gobierno porteño no quiere replicar acerca de esos números hasta que lleve su presentación a la Corte Suprema.

El informe fue elaborado en marzo pasado, cuando aún no había impactado la pandemia en el país y el Gobierno ya debatía con Larreta, esa quita, aunque no habían llegado a un acuerdo. Lo realizó La Secretaría de Provincias del Ministerio del Interior, junto a las carteras de Economía y de Seguridad.

Más allá de los detalles de los guarismos y los cálculos que se volcaron en distintos cuadros, el estudio concluye con sugerencias al respecto, entre otras, una quita mayor de la que determinó Alberto Fernández por decreto la semana pasada, que representa unos $35 mil millones de quita.

Entre las alternativas se sugiere entonces que la Ciudad siga recibiendo 1,4 % histórico “ y adicionarle $ 13.945 millones (en concepto de gastos netos) a valores promedio de 2019” como fondos de la transferencia de la Policía. Otra posibilidad, se consideró, es que “el coeficiente de participación de la CABA en la distribución de recursos coparticipables sea del 1,98% como resultante de la sumatoria del 1,4% histórico y del 0,58% al cual equivalen las transferencias en 2019”.

El decreto nacional rebaja de 3,50% a 2,32% la coparticipación porteña, pero además determina que sea el Congreso el que apruebe el traspaso y los fondos que ya serían un monto fijo y no un porcentaje de la masa coparticipable que se ajusta de acuerdo a la recaudación.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario