Fin al calvario: luego de 10 días, se levantó el paro y hoy habrá subtes

Política

Tras diez días consecutivos de paro, el más largo de la historia, los "metrodelegados" firmaron este lunes un acuerdo con la empresa Metrovías y reanudarán este martes el servicio, aunque sin haber resuelto aún el conflicto salarial.

En poco más de dos horas de reunión, las partes acordaron una salida transitoria al conflicto, con siete puntos donde, más allá de las condiciones generales laborales, se otorgó a la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP) una suma no remunerativa a cobrar con el sueldo de agosto.

Este pago extraordinario por única vez va entre los 2.100 y 1.600 pesos, según el "nivel" de cada empleado, dividido en doce categorías diferentes.

De todos modos, en el acta acuerdo -que deberá ser homologada por el Ministerio de Trabajo de la Nación-, Metrovías dejó sentado que para cumplir lo acordado "requerirá los fondos que sean necesarios a tal fin", sin detallar si el Gobierno porteño o el de la Nación asumirá ese costo.

El acuerdo fue el corolario de una jornada similar a las anteriores nueve, cargada de reuniones y con cruces de declaraciones y acusaciones entre los distintos actores.

Se inició temprano, con los metrodelegados pidiendo un "gesto" de la empresa concesionaria Metrovías para levantar las medidas de fuerza a partir de este martes y continuó con intervención judicial.

El fiscal porteño en lo Contencioso, Administrativo y Tributario, Federico Villalba Díaz, solicitó por la tarde a la jueza Patricia López Vergara que dispusiera la utilización de la fuerza pública para restablecer el servicio del subterráneo y el Premetro.

En la parte resolutiva del pedido, al que tuvo acceso Noticias Argentinas, el fiscal señaló que actuaba en "defensa de la legalidad, en representación del interés público comprometido y en protección de los derechos de los usuarios del servicio público".

Pero no fue necesario, a las 19:00, la Subsecretaría de Trabajo porteña, comandada por Ezequiel Sabor, convocó a las partes luego de que Metrovías analizara los puntos que los trabajadores habían planteado, dejando a un lado el aspecto salarial.

Hasta la sede ubicada en Bartolomé Mitre al 500 llegaron entonces en primera instancia los metrodelegados Roberto Pianelli y Néstor Segovia, junto al abogado Luis Ramírez y casi al unísono la delegación enviada por Metrovías, encabezada por los apoderados Daniel Pagliero y Roberto Boque.

Diez minutos después llegó el titular de la UTA, Roberto Fernández, quien ratificó el acuerdo por el 23 por ciento de aumento salarial y sumaron las mejoras en las condiciones laborales logradas por los "metrodelegados".

Ubicados en distintas oficinas del edificio, los funcionarios porteños corrieron, llevaron y trajeron papeles con los ofrecimientos, hasta que se firmaron las actas.

Se terminó el paro en el subte más largo de la historia, aunque los "metrodelegados" advirtieron que la medida fue "suspendida" y no desactivada, porque el conflicto salarial aún debe resolverse.

"No estamos contentos, estamos más aliviados. Contentos vamos a estar cuando nuestros compañeros puedan recibir un salario digno, condiciones dignas y cuando los pasajeros puedan viajar seguros", concluyó el secretario general de la AGTSyP, Pianelli.

Dejá tu comentario