"No tengo ninguna duda de que Lagomarsino nos espió"

Política

José Iglesias, abogado y padre de una de las víctimas del incendio del boliche Cromañón, ratificó sus sospechas sobre el excolaborador del fallecido fiscal Alberto Nisman, Diego Lagomarsino, a quien acusó de espiar al grupo de familiares de los muertos en la tragedia.

En declaraciones a radio América, Iglesias contó: "Lagomarsino se me presenta en enero de 2005 en el momento más álgido de la causa Cromañón. Lo que ocurrió no fue una paranoia. Este chico aparece, me dice que era fotógrafo que quería documentar lo que hacíamos. Lo invité a la reunión con familiares, vino, nadie puso reparos hizo que tomaba fotos y se me pegó como una estampilla durante 15 o 20 días. Yo pasaba mínimo 18 horas dedicado a Cromañón y él estaba la mayor parte del tiempo, en los momentos más sustanciales. Me sacaba fotos en el estudio, en las reuniones, hablando por teléfono, escuchaba las conversaciones, tomaba fotos".

Y agregó: "Un día me dice si podía fotografiar el cuarto de mi hijo, le dije que sí, no me parecía raro en ese marco. Vino una noche, le mostré las cosas de mi hijo, empezó a tomar fotos un rato largo y luego se fue. En ese momento yo estaba con mi expareja que es fotógrafa y me dijo 'creo que nos ha cameleado' porque no usó flash. Creo que la cámara estaba vacía y hacía como que tomaba fotos. Después de eso nunca más apareció. Un día me lo encontré en el centro, quise abordarlo, cruzó la calle y se fue".

Iglesias señaló que cuando vio a Lagormasino a raíz del caso Nisman lo reconoció. "Mi expareja me confirma que se trataba de la misma persona. Lo conté en la fiscalía, donde declaré", afirmó.  

"Ayer lo vi en la conferencia de prensa, no tengo ninguna dudas de que es la misma persona. Creo que quería registrar información sobre quiénes éramos, quiénes estaban con nosotros, porque en ese momento, Cromañón era fundamentalmente un hecho político", continuó Iglesias, quien aseguró no tener "ninguna duda de que la línea de seguirnos venía de (el por entonces jefe de Gabinete) Alberto Fernández y (el exjefe de Gobierno porteño) Aníbal Ibarra, que son los mismos que quisieron acusar a mi hijo de haber encendido la bengala".

"No fue el único que nos espió. Teníamos algunos que se hacían pasar como voluntarios de la Cruz Roja. Otros en las marchas, conduciéndolas, con el tiempo fuimos reconociéndolos para ser prudentes", agregó.  

Dejá tu comentario