En medio de tensión con Provincia, Ciudad acuerda reinicio de obras privadas

Política

Se eleva contrapunto por aperturas de Capital y la suba de casos en el distrito bonaerense. Larreta avanza en plan de flexibilización. Shopping reclaman.

La apertura de actividades económicas en la Ciudad de Buenos Aires, que esta semana estrenó bares con mesas al aire libre, sigue generando polémica, especialmente desde la Provincia de Buenos Aires, ligada al aumento de casos de contagios de coronavirus. Sin embargo, la Ciudad insiste con que el número de casos “es estable” sobre la base de una aritmética sanitaria que, de todos modos, pone en duda el impacto de la mayor movilidad de personas y el intercambio entre los distritos.

Ayer, desde la Provincia, el ministro de Salud, Daniel Gollán, mostró sus diferencias en ese sentido. “No hay una disminución de casos en ningún lugar”, dijo el funcionario de Axel Kicillof y propuso que “hay que intentar ser lo más homogéneo posible” en el AMBA.

“Nadie va a convencerme de que la semana pasada hubo menos casos que la semana anterior. Ni en la Provincia ni en la Ciudad de Buenos Aires. Los números objetivos dicen que aumentó”, aseguró Gollán, mientras que el lunes, su par porteño, Fernán Quirós, consideró que “lo peor ya pasó” .

“ Cuanto mucho, hay un enlentecimiento del aumento de la curva” de contagios, insistió el bonaerense y confió que “nos molesta sinceramente un poco que se permita abrir y que hay gente que no entiende el sufrimiento que les está causando a otros”.

En medio de la polémica, el vicejefe porteño Diego Santilli, dijo que la Ciudad no pensaba en nuevas aperturas, aunque ayer se estableció otorgar permisos para la construcción privada.

“No hablaría de próximos pasos de aperturas, sino de consolidar lo hecho, tener mucho cuidado, pedir a la gente que lo haga con mucha responsabilidad y después ver si podemos seguir avanzando”, dijo Santilli. El funcionario porteño explicó que la llamada tendencia estable se ve “cuando uno mira seis semanas atrás y está clara”, aunque remarcó que “en los últimos cuatro días hubo una pequeña alza”.

Además, defendió la habilitación de mesas en restaurantes y bares diciendo que “el problema es que la gente se quedaba parada tomando café afuera y charlando, por eso estamos trabajando en un equilibrio, porque además muchas personas en el sector gastronómico viven y trabajan de eso”, pero admitió que ante “alguna posibilidad de saturación del sistema de salud, inmediatamente tomaremos otra decisión. Y lo hemos hecho, volvimos para atrás una fase, por momentos vamos y otros tendremos que recoger el guante”.

Obra privada

De todos modos, ayer el Gobierno porteño avanzó con representantes del sector de la construcción en un formato para la habilitación de obras privadas de más de 5 mil m² o que se desarrollen en 90 días. Habrá incentivos para los desarrolladores y quienes pidan permiso de obra a partir del próximo 15 de septiembre, de acuerdo con una ley que sancionó la Legislatura porteña la semana pasada.

Tal como anticipó este diario, el ministro de Desarrollo Urbano, José Luis Giusti, mantuvo una reunión con representantes del Colegio de Arquitectos, de los desarrolladores inmobiliarios, de la Cámara de la Construcción y, entre otros también participó el legislador Claudio Romero (PRO). Allí se acordó un plan para la reactivación de la obra privada, con medidas que incluyen simplificación de los trámites de obras y regularización de metros construidos. Giusti explicó que “la construcción es una actividad muy importante para la economía y el empleo en la Ciudad. Por eso además de iniciar un camino gradual de reapertura con estrictos protocolos sanitarios, impulsamos una ley de incentivos para acompañar la reactivación del sector para desarrollar nuevas obras”.

Desde marzo de este año, cerca de 4 millones de m² de obra privada quedaron suspendidos, según los datos del Gobierno porteño. Entre otras medidas, se acordó que las obras que se presenten a partir del 15 de septiembre accederán a “trámites simplificados, más eficientes y correspondientes con cada etapa del desarrollo del proyecto”.

El permiso de obra se dividirá en dos instancias, para posibilitar un diferimiento en su pago: permiso de obra en etapa de proyecto y permiso de obra, y no se tendrá que pagar todo junto, sino 30% de los derechos de delineación y construcción y al momento de tramitar el permiso , el 70% restante, contempla el acuerdo.

Otros beneficios, considerados en la nueva ley, se aplicarán a los permisos de obra obtenidos entre el 15 de septiembre de 2020 y el 15 de septiembre de 2021 e iniciando la obra antes del 31 de diciembre de 2021.

Para quienes hayan iniciado el permiso de obra entre el 1 de enero y el 14 de septiembre de 2020, podrán acceder a una eximición del 80% restante del pago de plusvalía urbana para obras pequeñas y medianas y 40% para obras mayores.

Shopping

Otra actividad que queda postergada en el plan de reapertura porteña es la venta en shopping centers.

Ayer también los representantes de esos centros de compras se reunieron con el ministro de Desarrollo Económico, vía zoom.

Proponen que se les permita abrir gradualmente, comenzando por la planta baja y luego agregando los pisos, pero aún no hay un acuerdo para esa habilitación. El Gobierno porteño había considerado la apertura de los locales, pero solamente para retirar o cambiar productos en ellos, a modo de iniciar la actividad comercial.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario