Poder Fem: crecer en un mundo nuevo

PYMES

Sumar a las mujeres en puestos de dirección ya es una clave estratégica, porque la diversidad impulsa la rentabilidad, la innovación y la atracción de talento. Las movidas y los casos exitosos son múltiples; acá, tres de ellos más dos expertas.

"Llorás como una nena”. “Andá a lavar los platos”. “Son el sexo débil”. Las tres frases ilustran cómo la sensibilidad, las tareas del hogar y el género mismo son formas de menospreciar a las mujeres. Pero a fuerza de perseverancia, lucha y resiliencia, ellas extendieron sus derechos y hoy pisan fuerte en lugares antes limitados sólo a hombres. Más aún: hoy, si una firma se queda afuera de esta ola arrasadora, quizás no sobreviva.

“Creo que uno de los mayores logros de los últimos tiempos respecto a la visibilización de iniciativas con perspectiva de género, es el hecho de que esas propuestas y logros llegaron al más alto nivel jerárquico. Antes era una temática aplicable sólo de vez en cuando, en alguna charla, y en niveles intermedios. Hoy no, ya es parte de la agenda de los directorios. Y cada vez más se comprende que es un eje estratégico del negocio”, plantea Cintia González Oviedo, de Bridge The Gap, una consultora en género, diversidad y comunicación inclusiva.

1.jpg
Cintia González Oviedo - Bridge The Gap

Cintia González Oviedo - Bridge The Gap

Melina Masnatta suma otro componente importante: “También hay una necesidad clave de seguir desarrollando no sólo una perspectiva de género vinculada a las mujeres, sino a una mirada más plural de la diversidad. Esto es crucial, porque la innovación se alimenta de la diversidad, y sin innovación, falta el alimento básico de la tecnología”. Masnatta sabe al respecto: es magíster en tecnología educativa y cofundadora de Chicas en Tecnología, una ong que busca reducir la brecha de género en el ambiente emprendedor tecnológico.

1.jpg
Melina Masnatta - Chicas en Tecnología

Melina Masnatta - Chicas en Tecnología

Vuelve G. Oviedo, ahora con las ventajas para el largo plazo: “La diversidad, y dentro de ella la perspectiva de género, hacen más rentable a las organizaciones por muchos motivos: entre ellos, poder generar pensamiento estratégico, consolidar equipos de alto rendimiento y seleccionar al mejor talento disponible, de modo de abordar soluciones más complejas a los problemas”,.

Otra fuente relevante es la OIT. Según un estudio de finales de 2019 llamado “Más allá del techo de cristal”, las ventajas de la paridad de género en una empresa son apabullantes. En cifras: las firmas logran un aumento del 63% en la rentabilidad y productividad; crece un 60% su capacidad de atraer y retener talento; la creatividad e innovación escalan en un 59% y se incrementa el interés y la demanda de los consumidores en un 38%. Y como si fuera poco, la reputación de la organización mejora en un 58%. Además, si tienen en cuenta la diversidad de género en la dirección, la rentabilidad crece entre 5 y 20%.

Hay más beneficios, según G. Oviedo, quien además es directora de contenidos del Women Economic Forum Argentina: “Desde el punto de vista de las comunicaciones, el abordaje a los consumidores impacta también en el sentido de construir mensajes responsables, que generan más alto compromiso con las audiencias. Y esto se traducirá en crear más valor para los consumidores y, por ende, para las organizaciones”.

IT, allá vamos

En la industria tecnológica, créase o no, durante la década del 70 las mujeres eran mayoría. “La carrera de Ciencias de la Computación en la UBA tenía un 75% de mujeres, mientras que hoy no llegan al 11%. En Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática suman a lo sumo un 33% de inscripciones”, alerta Masnatta. Resalta esos indicadores pues es un sector “con un crecimiento exponencial y uno de los espacios donde los sueldos son más competitivos. Las mujeres en él pueden generar un desarrollo de carrera y vida personal a la par: tienen la posibilidad de contar con muchas jornadas de teletrabajo más otros beneficios. En la economía e industria 4.0 existe una gran potencialidad y necesidad de talento”, enfatiza.

  • Oviedo, por su lado, advierte: “Hay que tomar medidas más enérgicas para cerrar las brechas económicas. Este año con el COVID las mujeres pusimos mucho el cuerpo para costear la pandemia, pues con el cierre de las escuelas fuimos las más afectadas en la productividad laboral, en tener que hacernos cargo de las tareas escolares sin una política concreta para paliarlo”.

Y cierra con una advertencia: “Todavía en las empresas hay una creencia fuerte de que el mérito va en contra de la perspectiva de género. Todavía se ve como una imposición, sin comprender la importancia de la diversidad; se la toma como mera corrección política o de impacto social, pero se sigue ignorando el valor que tiene también para el negocio”.

1.jpg

Publicitarias

Publicitarias nació en 2017 como la primera comunidad de mujeres y disidencias que trabajan en publicidad, marketing, diseño y comunicación. Su leitmotiv es promover la diversidad y la perspectiva de género en agencias, empresas y a toda la comunidad. “Trabajamos de manera independiente, generando espacios innovadores, seguros y empáticos de capacitación, apoyo, contención, diálogo e inspiración”, señalan.

Además, funcionan como una red profesional, de alianzas de organizaciones y asociaciones feministas; y como un laboratorio de innovación que desarrolla iniciativas para promover la igualdad de género y los derechos humanos. Persiguen su objetivo a través de un portal de periodismo publicitario con perspectiva de género, mentorías con líderes de la industria de la comunicación, eventos, entre otras iniciativas.

Melanie Tobal, su fundadora, da pistas sobre una nueva iniciativa: “Estamos desarrollando, junto a Bridge The Gap e Iniciativa IDEA, la primera certificación en perspectiva de género para agencias de publicidad de Latinoamérica. Consiste en un proceso de diagnóstico, capacitación y obtención de un sello que valida a aquellas que trabajan con perspectiva de género. Las agencias pasan luego a ser parte de un directorio de agencias certificadas que puede ser consultado por cualquier empresa, marca, organismo o persona que necesite un proveedor de comunicación.”

MUJERES AL VOLANTE

1.jpg
LULY DIETRICH – Mujeres al volante

LULY DIETRICH – Mujeres al volante

  • “Empezamos en 2009. Somos una comunidad de mujeres en el mundo de movilidad. Contamos con 6 empleados
  • Venía trabajando con Mujeres al Volante como parte del Grupo Dietrich desde 2009, y en 2016 el proyecto se independiza. El mundo de la movilidad no les hablaba a las mujeres. Hoy sí, aunque la brecha de género sigue siendo grande: en 10 años se pasó de un 24% de licencias de conducir en manos de mujeres, al 27%. Las marcas piensan que, por pintar algo de rosa, nos incluyen, pero eso produce rechazo, no hay un verdadero sentido de pertenencia. Sin embargo, cuando se logra combinar un propósito genuino con una necesidad, el negocio es rentable. ‘Siento que tengo el poder de mi vida’, me dijo una chica después de su primer viaje. Conducir es eso, es tomar el volante de tu vida
  • Además del empoderamiento, manejar representa una gran posibilidad económica, porque muchos trabajos requieren movilidad o están enfocados en ella. Y la industria automotriz también está buscando mujeres en puestos estratégicos que requieren de este conocimiento. La condición fundamental que está cambiando es cómo nosotras nos visibilizamos, y eso va más allá de los negocios: estamos cambiando nuestra exposición, avanzamos pelando por eliminar la desigualdad. En paralelo, una cuenta pendiente es desterrar los estereotipos y terminar con el acoso callejero, inclusive el que se perpetra cuanto estamos manejando.”

Carolo, la gamer

1.jpg
CAROLO VÁZQUEZ - gamer

CAROLO VÁZQUEZ - gamer

  • “Empecé en 2018. Creo contenido digital en distintas plataformas y potencio la comunidad gamer femenina. Trabajo sola
  • Puse foco en este emprendimiento porque, al ser fanática del fútbol, los juegos FIFA y el gaming en general, cuando busqué información en Internet no había ninguna plataforma de contenido hecha por mujeres para mujeres. Así, empecé la comunidad yo
  • Agotado el negocio en el público masculino, las marcas fueron tras el femenino. Pero nuestra participación está creciendo a muchos otros niveles, se nos está empezando a escuchar. Hoy hay un montón de chicas especializadas en temas variados, y las empresas se interesan en darnos lugar. Es más fácil encontrar una marca que te quiera sponsorear o que se involucre con la inclusión en distintas áreas, y de ese modo los emprendimientos como el mío se vuelven rentables. Pero falta que se animen más y que apuesten a creadoras de contenido o emprendedoras.
  • Estos espacios son muy importantes porque estamos hablando de una necesidad que tenemos por encontrar referentes y representación en rubros donde antes no teníamos. Por ejemplo, que haya influencers mujeres en estas ramas lleva a que muchas chicas empiecen a ver que tienen un lugar propio, no sólo desde el entretenimiento, sino también para dedicarse full time, crecer y que se vuelva su trabajo.”

MUJER FINANCIERA

1.jpg
 SABRINA CASTELLI – Mujer Financiera

SABRINA CASTELLI – Mujer Financiera

  • “Empecé en 2018. Brindamos educación financiera para mujeres, dirigido al mundo de habla hispana. Tenemos 6 empleados fulltime y 4 part-time
  • El 65% de las decisiones de compra a nivel global las tomamos nosotras. En el mundo existen más 1700 millones de personas sin bancarizar, de las cuáles el 65% son mujeres que no pueden acceder a productos financieros ni a educación afín. En Argentina sólo el 16% de las posiciones de dirección en la industria financiera son ocupadas por mujeres
  • En Mujer Financiera comprobamos que cuando las mujeres toman control de su futuro financiero, sus efectos repercuten en toda su familia, su comunidad y la sociedad en general. Hay abundante evidencia de que cuando se empoderan financieramente, son más proclives a invertir en educación, alimentación y salud, algo fundamental para romper el ciclo de la pobreza, reducir desigualdades sociales e impulsar el crecimiento económico
  • Según el Foro Económico Mundial, le tomaría 100 años al mundo cerrar la brecha de género. Pero puede ser menos, a través del empoderamiento financiero femenino. Lanzamos en septiembre Felicity, la primera red social de finanzas exclusiva para mujeres, que integra tecnología, comunidad, educación y acceso a servicios financieros. Ya cuenta con más de 5.000 usuarias; en 2021 presentaremos un marketplace.”
Pymes

Dejá tu comentario