Elías Sanchez: "La conectividad mediante satélites va a incrementar el uso de canales digitales"

Agronegocios

La empresa BidBit cumplió un año de vida y revolucionó el mercado de subastas. Con los remates ganaderos virtuales como punto de partida. Elías Sanchez, CEO de la compañía, se capacitó en Stuttgart, Alemania, formó parte del equipo de Business Innovation de Daimler AG (Mercedes-Benz) y al regresar al país, lideró una startup agtech que se destacó por sus servicios a la hora de comprar y vender hacienda. Sanchez dialogó con Ámbito y explicó por qué busca lograr una transformación global de la industria de la mano de la conectividad.

¿Cómo surgió la necesidad de crear una nueva empresa?

Identificamos una necesidad, un nicho. La pandemia nos mostró algunos caminos y me di cuenta que había un gran potencial en armar una herramienta que permita a martilleros, subastadores, etc utilizar la tecnología que teníamos en los remates ganaderos, entonces extrapolamos esa idea y diseñamos un software para quienes quieran hacer subastas. Cuando queremos hacer una videollamada y usamos skype o zoom, pero si queremos hacer un remate virtual es más difícil. Había muchas empresas que contrataban programadores independientes pero los proyectos se volvían caros y las pymes no los podían sostener, por lo tanto, entendimos que faltaba una herramienta que on line que resolviera esa situación.

¿Por qué cree que lograron un crecimiento tan importante?

Cumplimos un año en octubre, fue un año estresante pero muy lindo, porque trabajamos con mucho amor por lo que hacemos, pero también pusimos el esfuerzo en construir un ámbito donde nos sentimos cómodos. Fue un año enriquecedor donde incluso nos llegaron clientes del exterior sin ir a buscarlos. Por supuesto que existen también las cosas negativas, no es fácil armar una nueva empresa en Argentina, con sus trabas, su burocracia y la carga impositiva. Sin embargo, estamos las bases de la empresa y ahora buscamos seguir creciendo.

¿Qué fue lo más complicado que les tocó atravesar?

Los primeros años son muy duros porque para armar la empresa es necesario contratar gente y eso es complejo. Me preocupo mucho por las historias personales, entonces uno se encuentra con trabajadores a los que la inflación los pasa por arriba, con empresas que hacen un esfuerzo muy grande para retener a esas personas, más aún en el rubro tecnología. Cuando recién empezas tu programador sabe que en frente tiene empresas enormes e incluso la posibilidad de trabajar para el exterior, entonces uno como pyme tiene que estar a la altura para que esa gente este comprometida con el proyecto y este en el mismo barco que vos. Por eso creo que el factor humano es lo más complejo del negocio.

¿Cuál considera que fue la clave del éxito hasta ahora?

Creo que nos jugó a favor la confianza que desarrollamos durante los años anteriores en el mercado. No era un desconocido en el sector porque en ganadería llegamos a ser referentes en lo que hacíamos, fuimos premiados y estuvimos junto a la industria durante la pandemia. Creo que todos nuestros clientes confiaron en que éramos capaces de brindar lo que prometíamos. El traslado de esa confianza generó el éxito de este primer año.

¿Cómo compite la virtualidad vs. lo tradicional en los remates ganaderos?

El post pandemia nos trajo un resurgir de lo físico, de vernos las caras, pero no es lo más eficiente para el animal, el transporte, los productores y compradores. La pandemia demostró que es posible utilizar las herramientas digitales. Los hijos de los productores que ya se están involucrando ni piensan en los canales físicos. Ahí es donde viene el gran cambio de mentalidad. Saben que lo que funciona es lo virtual y están adaptados a eso. La pandemia fue el puntapié y demostró que se puede, por lo tanto, creo que la prueba se superó y ahora hay que mejorar para que el servicio sea mejor. Además, pronto se podrá avanzar en conectividad en zonas rurales mediante satélites y eso va a incrementar el uso de los canales digitales.

¿Cómo ves el futuro de la Argentina?

Tenemos un gran capital humano, capaz de hacer productos a nivel internacional muy buenos, pero al mismo tiempo hay chicos pensando en hacer las valijas e irse al exterior. Creer que el país lo hacen otros está mal, porque lo que nos pasa es reflejo de lo que hacemos todos los días.

Construimos la Argentina con todas las cosas que hacemos, no podemos esperar con los brazos cruzamos a que nos den un país perfecto, porque está en nosotros hacerlo.

Temas

Dejá tu comentario