Se quiebra unidad de Juntos por el Cambio en Conurbano

Ambito Nacional

Los bloques opositores de Lomas de Zamora, Ituzaingó y Morón se fracturaron por fuertes diferencias en las políticas locales.

La derrota electoral de octubre todavía cala hondo en Juntos por el Cambio. A la avanzada radical, y la lucha por el poder interno en el mismo PRO, se suman los diferentes quiebres que se están llevando a cabo en diversos municipios del Conurbano.

Más allá de que tanto la oposición como el oficialismo mantienen firme la idea de unidad en términos nacionales y provinciales, en los distritos el roce cotidiano y la preocupación local hacen que los armados políticos pierdan fuerza de a poco tras la aventura eleccional.

El caso de Lomas de Zamora sirve para graficar como, en uno de los puntos más importantes del cordón sur de la provincia, la oposición no pudo (o no supo) mantenerse junta y se terminó rompiendo. El resultado del quiebre dejó a la oposición dividida en tres espacios: dos de cuatro concejales y un monobloque a cargo de Diego Cordera.

El edil, quien fuera presidente del bloque hasta la renovación del HCD, armó un bloque individual bajo el nombre de Renovación Lomense debido a las diferencias con la propuesta de Juntos por el Cambio. “Se habla demasiado de política nacional y provincial y nada de lo que tiene que ver con el municipio. Mi vocación es trabajar por los vecinos”, le dice a Ámbito Financiero.

Y agrega que “las formas en las que trabajan ellos no son las mías. Se prometieron cosas que no se cumplieron como el tema de las cloacas. Fui uno de los tantos que creyó en la pobreza cero o que las obras se iban a terminar, pero no…quedé muy desilusionado”.

En la actualidad, el HCD de Lomas de Zamora cuenta con 14 concejales del Frente de Todos, un massista, el unibloque de Cordera y la división de cuatro concejales por lado de Juntos por el Cambio que pelean por quedarse con la denominación.

En Ituzaingó la situación es un poco más clara. Por lo menos a nivel liderazgo. Luego de la derrota de octubre ante el intendente Alberto Descalzo, Gastón Di Castelnuovo continúa como referente local de un sector de la oposición. En concreto, tres concejales responden a él en lo que es el bloque Pro-Cambiemos.

Por su parte, el que elevó su posición es el actual edil Gabriel Pozzuto, quien cuenta otros cuatro compañeros de banca, con la particularidad de que solo uno lo reconoce como líder mientras que los tres restantes se dividen entre radicales y un dirigente ligado a Cristian Ritondo.

Las diferencias son marcadas. Mientras que Pozzuto, quien se ve firme en la idea de armarse para ser la referencia municipal de la oposición, fue la cara de la victoria de 2017; Di Castelnuovo quedó expuesto en la derrota de 2019 y hoy prioriza la idea de unidad.

Donde la unidad duró poco y nada fue en Morón. La caída de Ramiro Tagliaferro como jefe municipal trajo aparejado un quiebre total del bloque. En lo sucesivo fueron cuatro los concejales que se abrieron de Juntos por el Cambio y crearon espacios unipersonales: Cristian Herrera creó Cambiemos Morón; Nicolás Canario Soto, Argentina de Pie; Alejandra Liquitay, Juntos por el Cambio Morón; y Vanesa Sosa, Grande Morón.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario