12 de febrero 2003 - 00:00

Cayó 65% área sembrada con algodón en 2002/'03

Cayó 65% área sembrada con algodón en 2002/03
El algodón enfrenta la peor campaña desde 1925: la superficie sembrada durante la campaña 2002/'03 es de 60.000 hectáreas, 65,33 por ciento menor que la del período anterior.

«Podemos decir sin temor que esto era previsible», asegura Carlos Almiroty, presidente de la firma Almiroty e hijos, quien agrega que «en distinto grado, toda la cadena productiva es responsable (en menor medida, los agricultores); por supuesto que también las autoridades de las distintas provincias algodoneras y la dirigencia agropecuaria, que no fue escuchada». En su informe sobre el mercado de fibra de algodón, Almiroty asegura que «ante la menor siembra desde 1925 hasta la fecha habrá que importar, y seguramente las necesidades de la industria mejorarán los precios, y posiblemente tengamos (la próxima zafra) mejor ánimo algodonero». El empresario indica que los costos de implantación no resisten análisis frente al girasol y la soja, y agrega que «ya es tarde para esta cosecha, cuya suerte está echada; trabajemos para resucitar este tradicional e histórico cultivo, que daba trabajo a tanta gente, y evitaremos así que continúe el éxodo de mano de obra».

En cuanto a la situación del mercado, Almiroty informó que faltará todo el año oferta de algodón argentino, consecuencia de esta vertical caída del área sembrada; pero además de productores golpeados y desanimados, hay toda una industria textil algodonera con enormes inversiones, miles de obreros, técnicos y auxiliares, comercios, distribuidores, que afectan a mucha gente de trabajo en varias provincias.

El precio está en suba, desde un nivel muy bajo, y lo que se importe será cada vez más caro en dólares ya que el precio internacional está firme; y esto recién comienza (al menos para la Argentina).
Los pocos camiones en oferta para una industria desabastecida se negocian a u$s 1,30 o su equivalencia en pesos, y no hay. Calidad y pago ya no se discuten, se vende lo poco que aparece. Se está vendiendo algodón paraguayo y brasileño, seguirá con otros orígenes, con problemas serios de abastecimiento para muchas fábricas que no están en condiciones económicas de stockear algodón.

«A cualquier analista le resulta fácil culpar de todos los males a los políticos, y seguramente tuvieron y tienen responsabilidad en las crisis de la economías regionales; pero nosotros y todo dirigente agropecuario tampoco escapamos a la responsabilidad de haber gritado con toda su fuerza esta realidad previsible; y los que lo hicieron no fueron escuchados, o no gritaron lo suficientemente fuerte, quizá por temor a las consecuencias», indicó el ex presidente de la Cámara Algodonera.

• Soluciones

«Hoy hay que proponer alguna solución; lo hecho, hecho está y no se puede remediar, pero sí podemos ayudar con ideas positivas y posibles», aseguró. A continuación enumera una serie de posibles soluciones para el sector: 1) Desgravar del Impuesto a las Ganancias las utilidades obtenidas por cultivar algodón 100% el primer año, 50% el segundo y 20% el tercero. Ya que si el Estado no cobra lo que no se hace, si se hace no pierde recaudación. 2) Reintegrar el IVA de insumos para algodón al menos por un año, o acreditarlo para Ganancias. 3) Eliminar por tres años las retenciones a las exportaciones de algodón, ya que todas las retenciones son injustas e irritantes para el sector, pero en las economías regionales y en las zonas marginales son absurdas, porque limitan enormemente la producción y suman obstáculos para salir de la crisis.

«Esto no cuesta porque no genera; pero que el día que resucite el algodonero, se lo deje respirar los primeros tres años. No hacer nada, es múltiplo de cero», concluyó Almiroty.

Dejá tu comentario

Te puede interesar