¿Cómo será el infierno que Nápoles tiene preparado para Higuaín en su vuelta a la ciudad tras la "traición"?

Deportes

"Traidor", "mercenario" o "Judas": ocho meses después de haber abandonado el Napoli para jugar en la Juventus, el delantero Gonzalo Higuaín, que pasó de ídolo a villano para los "tifosi" napolitanos, vuelve el domingo al estadio San Paolo, donde la grada le espera con grandes dosis de rencor.

En mayo, Higuaín cantaba todavía con los hinchas del Napoli celebrando la clasificación para la Champions League y sus históricos 36 goles en una única temporada de la Serie A. Tres meses más tarde, su rostro era eliminado de los carteles que anunciaban la concentración de pretemporada del club y su camiseta con el número 9 fue tirada por muchos a la basura.

"Hace un año que los napolitanos esperan su regreso. Se vivió muy mal su salida y sobre todo su manera de comportarse. Decía que estaba enamorado de Napoli y se fue por dinero. Es un mercenario, un traidor", dice Bruno Alcidi, que regenta el Bar Nilo, en pleno corazón del centro histórico de Nápoles.

En su establecimiento, Alcidi instaló una especie de altar dedicado a mayor gloria de Diego Maradona, otro argentino que vistió los colores del equipo local pero que sí conserva, además de manera total y eterna, la devoción de los hinchas de la ciudad.

"Higuaín es un gran futbolista, pero para nosotros no vale nada. Miren a Maradona. Él dejó su corazón en Nápoles, es un santo. En la historia del Napoli, Higuaín es un cero. A pesar de sus 36 goles, es un cero", estima Salvatore Romano, hincha del Napoli, delante de una de las tiendas de la famosa Via San Gregorio Armeno.

"Juve Merda"


En la ciudad que un día le idolatró ahora hay imágenes de Higuaín con la camiseta del equipo bianconero acompañada de mensajes como "Soy un traidor", "Soy un ingrato" o "So una lota", una frase esa última en dialecto napolitano que alude de manera soez a la poca gratitud mostrada por el "Pipita" al equipo que le abrió las puertas de Italia tras abandonar el Real Madrid.

La marcha de Higuaín a la Juventus dio lugar en su día a infinidad de referencias escatológicas, hasta el punto de que se imprimió su cara y el mensaje "Juve Merda" (Juve Mierda) en rollos de papel higiénico. O se hicieron fotomontajes con su cara saliendo de un retrete.

"Que se fuera allí es lo peor. Podía haberse ido a cualquier lugar y eligió a nuestro enemigo. Es como pasar del Real Madrid al Barcelona. Es la traición absoluta", explica Bruno Alcidi.

Incluso Maradona reconoció la falta de su compatriota. "Lo hizo a espaldas de los tifosi. Si lo hubiera hecho a la luz, le odiarían menos. Dejar un equipo no es nada del otro mundo, pero dejar el Napoli es diferente", declaró el Pelusa a La Gazzetta dello Sport.

Al amor, la pasión y los sentimientos, Higuaín contrapuso un pragmatismo difícilmente comprensible para los habituales del estadio de San Paolo. "Una camiseta tiene un valor, pero al final el fútbol es un trabajo como los demás. Cada uno debe elegir lo que le haga feliz, lo que considere mejor para él y para su progresión", dijo en febrero a Sky Sport.

Pernacchia

¿Y qué debe esperar el argentino el domingo en ese estadio que fue su casa durante tres temporadas? En principio no habrá grandes pancartas contra él, ya que los grupos principales de hinchas estimaron que no merecía ni siquiera que se gastaran dinero en encargarlas. "Únicamente ruido y abucheos, del principio al final. Tiene que darse cuenta de su error. Será muy difícil para él", cree Bruno Alcidi.

"Hay hinchas que me piden que diga por el micrófono que Higuaín es una mierda, pero eso no es posible", sonríe por su parte Daniele "Decibelio" Bellini, el célebre speaker del estadio de San Paolo.

"Lo que es seguro es que habrá mucho ruido. Está ese sonido tan peculiar que hacemos en Napoli, la pernacchia (un "pfffffrrrttt" muy sonoro haciendo aire con la mano). He leído en las redes sociales que igual hay una gran pernacchia cuando salte al campo".

Dejá tu comentario