Con gol de Correa, Sevilla ganó y alcanzó a Atlético de Madrid

Deportes

Sevilla, gracias a una trabajada victoria por 2-1 ante Celta, alcanzó al Atlético de Madrid, tercero en la Liga, a falta de cuatro jornadas para la conclusión del campeonato y mantiene vivo el sueño de clasificarse directamente par la Liga de Campeones.

El equipo de Vigo, por su parte, hizo su "ensayo general" para la histórica semifinal de la Liga Europa que iniciará la próxima semana contra Manchester United.

Se le presentó al equipo que dirige Jorge Sampaoli una buena oportunidad de igualar en el tercer puesto de la tabla a Atlético de Madrid después de que el conjunto que conduce Diego Simeone perdiera el martes en su estadio ante Villarreal, y no la desaprovechó.

Ese resultado también era un peligro para los andaluces, pues el equipo castellonense acortaba a cinco puntos la distancia con los sevillistas en la pugna por la cuarta plaza.

Por ello, los tres puntos eran muy importantes para Sevilla en una cita en la que también se recordó que se cumplían once años, entonces un jueves de la Feria de Abril, del gol también en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán del fallecido Antonio Puerta ante Schalke 04 alemán, lo que dio el pase a Sevilla a la final de una Copa de la UEFA que ganó y que encadenó desde entonces unas serie continuada de éxitos de la formación andaluza.

Celta llegó a Sevilla también haciendo historia, al iniciar la próxima semana las semifinales de la segunda competición continental ante Manchester United, lo que le ha condicionado en esta fase del torneo doméstico, en el que se encuentra lejos de los puestos europeos.

Por ello, su entrenador, Eduardo Berizzo, hizo descansar el pasado domingo a una buena parte de sus titulares en el partido que perdieron ante Betis, pero en esta ocasión volvió a colocarlos sobre el césped a una semana de encontrarse con el equipo inglés en su estadio Balaídos.

La visita salió más intenso, con más posesión de pelota ante un Sevilla que repitió el "once" que le ganó el pasado viernes en el Sánchez Pizjuán a Granada pero que encontró en esta ocasión más dificultades.

Pese a ello, fue Vicente Iborra el que a los 22 minutos gozó de una gran oportunidad de abrir el marcador con un remate de cabeza que impactando en el palo.

La ocasión hizo despertar algo al conjunto local frente a un rival que, de todas formas, siempre mantuvo una presión en campo rival con la intención de ser el protagonista.

Con más equilibrio en el juego, los sevillistas se vieron más fluidos a la contra y también a la espera de alguna jugada de estrategia, mientras que a Celta le faltó algo de decisión ante el arquero Sergio Rico, hasta el punto de que el tanto estuvo más cerca del lado local en la primera parte.

La inercia con la que acabó Sevilla el primer período la ratificó pronto en el segundo con el tanto de Joaquín Correa, quien logró su cuarto gol en la liga y octavo en la temporada entre todas las competiciones.

Además de Correa, en el dueño de casa estuvo el defensor Nicolás Pareja (completó el partido) e ingresó el mediocampista Matías Kranevitter (42m. ST); en la visita, el central Gustavo Cabral estuvo en el once titular y recibió una tarjeta amarilla.

La reacción de Celta fue rápida al señalar el árbitro un penal del francés Clement Lenglet al sueco John Guidetti que transformó Iago Aspas, que sumó su decimoséptimo tanto en la liga y que no lo celebró por su condición de exsevillista.

Poco después Celta vio cómo expulsaron al chileno Pablo Hernández por doble amonestación y eso obligó a Berizzo a reforzar la defensa con Facundo Roncaglia en lugar del delantero Guidetti.

Sevilla se volcó en busca de su segundo gol y el lateral Sergio Escudero lo pudo encontrar, pero el balón lo rechazó el larguero, lo mismo que en otro remate del francés Samir Nasri.

El tiempo corrió en contra de los intereses del equipo andaluz ante un conjunto gallego que, ante las circunstancias de su inferioridad numérica, dio por bueno el empate pero que también tuvo su oportunidad en las botas del danés Daniel Wass.

El delantero francés Wissam Ben Yedder, que había salido poco antes como otra solución de ataque, puso el 2-1 a los 79 minutos y eso hizo reaccionar a los visitantes en una recta final del duelo llena de incertidumbre.

Dejá tu comentario