23 de abril 2015 - 10:25

Fiebre "superclásica": River pierde a "Teo" y Boca recupera a Gago

Teo Gutiérrez y Gago están afectados por diferentes cuadros febriles.
"Teo" Gutiérrez y Gago están afectados por diferentes cuadros febriles.
A diez días de los tres Superclásicos, la fiebre tiene en vilo a los planteles de Boca y River. Mientras Teofilo Gutiérrez amaneció con una líneas de temperatura y decidieron no arriesgarlo ante Huracán por la Supercopa Argentina, Fernando Gago se reincorporó al plantel tras estar ausente en varias prácticas por el mismo motivo.

El colombiano Gutiérrez se ausentó de la práctica de River en el predio de Ezeiza ya que padece un estado febril y recibió la recomendación médica de reposo por lo que no viajará a San Juan para enfrentar a Huracán en la final de la Supercopa Argentina.

Por otro lado, el delantero Rodrigo Mora, quien tuvo una inflamación en la rodilla izquierda que le impidió jugar frente a Banfield, se entrenó de manera normal, tiene el alta médica y será parte del viaje, aunque ocupará un lugar en el banco de suplentes.

En tanto, Gabriel Mercado y Leonardo Ponzio, que vienen de lesiones musculares, aún no tienen el alta médica y se quedarán trabajando en Buenos Aires para poder llegar en condiciones a los superclásicos del mes próximo.

Si bien el equipo no está confirmado, los titulares probables serían: Marcelo Barovero; Camilo Mayada, Jonatan Maidana, Ramiro Funes Mori y Lionel Vangioni: Carlos Sánchez, Matías Kranevitter, Ariel Rojas y Leonardo Pisculichi; Fernando Cavenaghi y Lucas Boyé.

Además, completan la lista Julio Chiarini, Germán Pezzella, Augusto Solari, Guido Rodríguez, Sebastián Driussi, Gonzalo Martínez, Juan Kaprof.

Los jugadores volverán al trabajo mañana en el Monumental por la tarde y luego viajarán a San Juan donde el sábado a las 21.30 en el estadio del Bicentenario enfrentarán a Huracán por la final de la Supercopa Argentina.

El mediocampista Gago se reintegró al plantel y estuvo en la práctica de Boca tras superar un estado febril, lo que aportó tranquilidad al DT Rodolfo Arruabarrena en la puesta a punto del equipo para la seguidilla de superclásicos con River, el primero por el torneo local dentro de 10 días.

El regreso de Gago fue la novedad saliente de la práctica a puertas cerradas que dirigió Arruabarrena, quien estaba preocupado al punto de que ayer tomó la decisión de cancelar el segundo turno del entrenamiento previsto para la tarde, debido a la imposibilidad de contar con al menos cuatro futbolistas.

En ese contexto, a la ausencia de Gago se sumaban las de Marcelo Meli, también con un estado febril, Pablo Pérez y Guillermo Burdisso, con molestias musculares, y entonces Arruabarrena pasó de largo un turno y recién hoy ensayó el aspecto táctico, aunque los cuatro futbolistas no participaron del mismo.

Gago hizo tareas diferenciadas al resto, mientras que Meli estuvo en la charla técnica antes de comenzar la sesión y luego se retiró al gimnasio, aunque se estima que mañana se sumará al grupo.

Pérez y Burdisso, ambos con molestias musculares, ni siquiera se calzaron los botines, ya que realizaron trotes alrededor del campo en zapatillas, junto al tucumano Sebastián Palacios, quien se repone de un desgarro.

En cuanto al entrenamiento, el entrenador "Xeneize" diagramó una defensa integrada por Agustín Orión; Gino Peruzzi, Daniel "Cata" Díaz, Marco Torsiglieri y Nicolás Colazo, a quienes se sumaron los juveniles Tomás Pochettino, Mauro González y Lucas Rancic.

Esa defensa y ese mediocampo eran atacados desde la media cancha hacia uno de los arcos del predio de Casa Amarilla por una ofensiva compuesta por Nicolás Lodeiro, Federico Bravo, Franco Cristaldo, Andrés Chávez, Daniel Osvaldo y Federico Carrizo.

En tanto, entre los que trabajaron aparte de anotó también el zaguero uruguayo Alexis Rolín, quien desde que se incorporó del Catania italiano a fines de enero no pudo jugar ni un minuto con la camiseta azul y oro, debido a una serie de lesiones que lo tuvieron a maltraer.

Boca es puntero del torneo de Primera División junto a River Plate, ambos con 24 puntos, y lo recibirá el domingo 3 de mayo en "La Bombonera" por la undécima fecha, mientras que cuatro días después lo visitará en Núñez en el cruce de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores.

La revancha y el último cruce de la serie superclásica de mayo será casi con seguridad el jueves 14 de mayo en La Boca, donde se definirá cuál de los dos avanza a los cuartos de final, instancia en la que los aguardará un equipo brasileño, el que resulte ganador entre San Pablo y Cruzeiro de Belo Horizonte.

Dejá tu comentario

Te puede interesar