Olimpo volvió a Primera

Deportes

Olimpo logró el objetivo con el que inició la temporada 2009-2010 y tras igualar 0 a 0 con San Martín, de Tucumán, en su estadio de Bahía Blanca, logró su tercer ascenso en una década a la primera división del fútbol de la AFA dos fechas antes del cierre del torneo de la Primera B Nacional, justo en el año del centenario de su fundación.

La igualdad entre Instituto y Defensa y Justicia, minutos antes de que comenzara el cotejo en Bahía Blanca, hizo estallar al estadio Roberto Carminatti y marcó el festivo ingreso del equipo aurinegro al campo de juego, que mezcló a los titulares con los suplentes ya que el ascenso estaba consumado de antemano.

Después hubo un partido donde el objetivo cumplido antes de tiempo condicionó los movimientos del conjunto de Omar de Felippe.

Olimpo se mostró desconcentrado, como llevado por la multitud a un lugar que no le resultaba cómodo, pero donde tampoco le hacía correr riesgos su rival.

San Martín de Tucumán fue dominador del juego durante los primeros minutos, aunque sin lastimar al local.

Así las cosas, la primera chance de anotar sucedió en el arco tucumano, cuando a los 5 minutos Domingo Zalazar cabeceó al travesaño y Juan Pablo Scheffer, en su afán por fusilar al arquero, terminó desviando de mala manera su disparo.

Las corridas de David Vega entusiasmaron al público local, pero no fueron suficientes para desbordar a una retaguardia firme como la de Carlos Roldán.

Félix Décima y Pablo Cantero se imponían sobre el uruguayo Roberto Brum e inclinaban la cancha hacia el arco de Laureano Tombolini, donde a los 26 minutos se produjo la primera llegada del equipo tucumano.

Schefer detuvo con su mano derecha un envío de Nicolás Herrera dentro del área, pero Héctor Alvarez desperdició pateando muy alto desde los once metros el consecuente tiro penal.

La salvada no inspiró a Olimpo, que siguió mostrando a un Alejandro Delorte incansable pero impreciso y a un Federico Barrionuevo, el creador de juego, muy intermitente.

En el complemento sí pareció que el local salía decidido a enhebrar su octava victoria consecutiva en pos del récord de la divisional y el propio Barrionuevo estuvo cerca de anotar a los 4 minutos, tras una pared con Delorte.

Brum combinó con Vega y el arquero Julio López se lució un minuto después, en uno de los mejores pasajes para Olimpo, que se fue diluyendo con el correr de los minutos.

Y más aún cuando apareció en escena Hernán de Camilo, que se juntó con Cantero y comandó los esporádicos ataques de San Martín.

Inclusive Marcelo Mosset estuvo cerca de anotar a los 8 minutos, pero su disparo salió alto.

Los cambios no le dieron resultado a De Felippe, más allá de algún desborde de Víctor Gómez y combinaciones fugaces de Lucas Concistre con Delorte.

San Martín siguió luchando de igual a igual la posesión del balón y Décima probó de lejos, casi en la única forma de arrimarle peligro a Tombolini.

A los 30 minutos Delorte se zambulló en el área y parecía que llegaba la frutilla del postre del ascenso para Olimpo, pero el disparo de Martín Rolle fue muy bien conjurado por López arrojándose hacia su izquierda.

La oportunidad fallada animó a Olimpo, que tuvo los cinco minutos siguientes a San Martín en su arco, lo bombardeó con centros, pero no lo pudo doblegar.

Y así se fue resignando a que la fiesta no podía ser completa, pero cuando pitó Baliño tomó conciencia de lo que había logrado: colocar otra vez a Olimpo en lo más alto del fútbol argentino.

Con un plantel que se armó para ascender, que apostó a un técnico nuevo (era ayudante de campo del banfileño Julio Falcioni, que también dirigió a Olimpo), que tuvo un sprint de siete victorias consecutivas que le hizo sacar diferencias en el tramo decisivo, que perdió sólo un cotejo de local, Olimpo acumuló todos los méritos posibles como para ser el primero en ascender. En breve lo puede seguir Quilmes.

Dejá tu comentario