River es un equipo práctico y efectivo

Deportes

River no gusta, pero es efectivo. Aunque tiene intenciones de ser un equipo ofensivo, no crea muchas situaciones de gol y su defensa da ventajas, que (por ahora) soluciona Juan Pablo Carrizo con sus atajadas. Pero gana y es el único puntero del Torneo Clausura.

Tigre jugó mejor que River. Manejó la pelota más tiempo y jugó en campo contrario, pero demostró una anemia ofensiva alarmante y por eso se terminó quedando con las manos vacías, a pesar de sus merecimientos.

River armó el esquema que más le gusta a su técnico, Diego Simeone: 3-3-3-1. Con Abreu como única referencia de área, pero con Alexis Sánchez, Radamel Falcao García y Buonanotte unos metros atrás para generar juego y acompañar al uruguayo.

Tigre, en cambio, utilizó un 4-4-2, tomando más precauciones que las habituales después de la goleada ante San Lorenzo y nunca movió a sus cuatro defensores de su campo (salvo en alguna pelota detenida).

Sin embargo fue el equipo de Victoria quien manejó la pelota desde el despliegue de Matías Giménez y Rusculleda y a espaldas de Augusto Fernández empezó a crear situaciones por la punta izquierda.

Hubo un claro penal por mano intencional de Cabral, que Pompei no cobró y una situación muy clara que Ayala desperdició al demorar su remate y permitir que Tuzzio lo cruzara en un primer tiempo que le fue muy favorable.

En el segundo tiempo. River salió con otra actitud y consiguió una rápida ventaja con un cabezazo de Radamel Falcao García ante un centro de Abelairas. Fueron 10 minutos de dominio que le bastaron para ganar el partido. Después las expulsiones de Ahumada y Morero y los cambios defensivos de Simeone (Ponzio por Abreu y Domingo por Buonanotte) hicieron que Tigre retomara el dominio y terminara atacando con cuatro delanteros, pero con la misma ineficacia del primer tiempo, por lo que no pudo revertir la historia.

River es el único puntero y aunque su juego no luce, su efectividad es total.

Dejá tu comentario