Aval unánime en Senado a la renegociación de deuda local

La iniciativa avala el canje de deuda en dólares emitida bajo la ley local, a cuyos tenedores se les ofrecerá nuevos bonos en dólares y también en pesos ajustados por CER. La próxima semana se tratará en Diputados.

El Senado aprobó durante la noche de este jueves, de manera unánime y con 67 votos, el proyecto para reestructurar la deuda en moneda extranjera bajo legislación local, iniciativa que intentará ser sancionada por Diputados la semana próxima -podría ser el martes-, y que establece condiciones similares a la negociación que empuja el Gobierno con acreedores bajo ley extranjera. Es decir, blindar la postura “final” de la Argentina con respecto a la discusión sobre ofertas y contraofertas.

A pesar del acompañamiento de Juntos por el Cambio, el kirchnerismo ocupó gran parte de sus discursos para apuntar a la situación económica heredada. Fue el caso del presidente de la comisión de Presupuesto, Carlos Caserio, quien se refirió a un país “en gravísimas condiciones y variables implosionadas”.

“El único modo de pagar es creciendo”, aseguró Caserio, aunque reconoció que los “gastos extraordinarios por la pandemia tendrán un fuerte impacto en recursos públicos”. De hecho, el proyecto que mañana aprobará Diputados para ampliar el Presupuesto prorrogado de 2019 establece un déficit para fin de año de tres billones de pesos.

Caserio explicó los distintos títulos ofrecidos a acreedores, ahorros en miles de millones de dólares a futuro. Luego recordó que en 2015, la deuda con respecto al PBI era de 52% a fines de 2015 y, en diciembre pasado, llegó al 90% del PBI. Ese número fue puesto en duda por Oscar Parrilli, mano derecha de Cristina de Kirchner, quien habló de 42-43% al final de la segunda gestión de la actual titular de la Cámara alta.

Parrilli también se ocupó del gobierno macrista. El neuquino manifestó que si bien hay que “tratar de no gobernar con déficit fiscal, lo que no se puede hacer” es “buscar dólares para financiar déficit en pesos”, ya que “es lo último que a un elemental almacenero se le ocurriría hacer”. Por eso, llamó a “emitir o endeudarse en pesos” como solución.

“La redacción podría ser más feliz. Entre que damos media sanción y vamos a Diputados, y después se invita al canje y se cierra, transcurre un camino. Si por algún motivo la Argentina decide por su propio beneficio, modificar algo de la oferta externa, vamos a necesitar otra ley para volver a tratar a los inversores locales, y eso se zanja con una simple corrección en el texto”, advirtió al inicio del debate el radical Martín Lousteau, en referencia a la cláusula RUFO que incluye el proyecto. Caserio aceptó la sugerencia y se saldó el problema.

Por otra parte, Lousteau alertó sobre la emisión de títulos con CER. “Una parte muy importante de esta deuda que se va a canjear es intrasector público. Es importante evitar que aquellos organismos descentralizados, que tienen títulos públicos, hagan un mal canje por un bono que va a valer menos”, y pidió guiños hacia provincias y municipios para que puedan desdolarizar sus deudas.

Sobre el final, el jefe de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, criticó al oficialismo por las “enormes contradicciones e idas y vueltas que preocupan”, por explicaciones “imprecisas” y que “dejaron mucho que desear” la semana pasada de parte de funcionarios del Ministerio de Economía, y por el “gran relato por la deuda pasada, que es por inoperancia y por no tener nada para exhibir en siete meses”.

Se encargó de responder el titular de la bancada del kirchnerismo, José Mayans, quien calificó a la gestión macrista como de “robo, corrupción y hambre”. Además denostó las “políticas usurarias” del Central y aseveró que en los últimos cuatro años, los “grandes chorros fueron los bancos”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario