A raíz de la crisis, en 2015 habrá 53 millones de personas más en condiciones de extrema pobreza

Economía

Cincuenta y tres millones de personas caerán en la pobreza extrema en el planeta a causa de la crisis global, señaló hoy un reporte del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, que reconoció que la debacle financiera "desaceleró" los esfuerzos de la lucha contra la indigencia.

"A raíz de la crisis, en 2015 habrá 53 millones de personas en condiciones de extrema pobreza más de las que habría habido de no producirse la crisis", indicó el informe, difundido en el marco de la reunión de primavera (boreal) que estos organismos multilaterales están celebrando en Washington.

De todas maneras, matizó, las estimaciones indican que el número de personas en la pobreza extrema en el mundo será de 920 millones dentro de cinco años, "lo que representaría una clara disminución respecto de los 1.800 millones de personas que vivían en esa condición en 1990".

El informe destacó que "tanto la crisis de los precios de los alimentos del 2008 como la crisis financiera que se produjo ese año son dos de las causas por las que se exacerbó el problema del hambre en los países en desarrollo".

El miércoles, el economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Augusto de la Torre, había asegurado que la región salió "bien parada de la crisis" financiera global y crecerá este año un 4% -en la misma tasa en el 2011-, pero reconoció que entre 9 y 10 millones de personas volvieron a caer en la pobreza durante el 2008 y el 2009.

En sus estadísticas para el 2002-2008, el Banco Mundial había estimado que unos 60 millones de personas habían salido de la pobreza en la región en ese periodo.

Según el reporte del FMI y el Banco Mundial, la crisis financiera global está teniendo serios efectos sobre el cumplimiento de los objetivos de desarrollo del milenio, en particular aquellos relacionados con la reducción del hambre y el impulso de mejoras en materia de salud maternal e infantil.

En ese sentido, la combinación de la crisis de los precios de los alimentos y la debacle financiera hace prever que "es muy poco probable que se cumpla" uno de los objetivos "fundamentales" del milenio, que era el de reducir a la mitad la proporción de personas que sufren hambre, entre 1990 y el 2015.

Es que "más de 1.000 millones de personas siguen teniendo dificultades para satisfacer sus necesidades alimenticias básicas", admitió el informe.

Además, continuó, "la malnutrición entre niños y mujeres embarazadas tiene un efecto multiplicador y representa más de un tercio de la carga de enfermedades en niños menores de cinco años y más del 20% de la mortalidad materna".

La crisis financiera, dijo Murilo Portugal, uno de los subdirectores del FMI, "fue un shock externo serio que golpeó duro en los países pobres", pero "los efectos podrían haber sido mucho peores si no hubiese habido mejoras en las políticas e instituciones de los países en desarrollo en los últimos quince años".

Portugal estimó que, "en los países en desarrollo, la crisis tiene un efecto potencialmente grave en la vida diaria, ya que el margen de seguridad de muchas personas es muy acotado".

El reporte recordó que, si bien los riesgos de incumplimiento de los objetivos del milenio son altos, al menos los países en desarrollo cuentan con buenas perspectivas de crecimiento, gracias en especial al "desempeño sólido" de las economías emergentes y la recuperación del comercio internacional.

Las proyecciones del Fondo, en ese sentido, señalan un crecimiento del 6,3% este año en los países en desarrollo.

Dejá tu comentario