Asumió Cristina en Mercosur (también hereda conflictos)

Economía

Montevideo (enviado especial) - El traje y el martillo que recibió Cristina de Kirchner como presidente pro tempore del Mercosur, que es el debut de una dama en un cargo de dimensión regional, llega con una pesada carga de temas pendientes en materia de integración económica y comercial.

Empantanado por los coqueteos de Uruguay con EE.UU., el último semestre -en que el mando lo tuvo Tabaré Vázquez- tuvieron, a criterio de los funcionarios argentinos, «poco movimiento» por lo que varios asuntos sensibles quedarán para resolverse durante la presidencia argentina.

«El ritmo se lo impone el país que tiene la presidencia y la decisión de Cristina es avanzar fuertemente en cuestiones centrales para la integración como el Código Aduanero y la resolución de las asimetrías dentro del bloque», le explicó a Ambito Financiero un activo negociador argentino.

Esos dos puntos son, a simple vista, los más urgentes. Ayer, de hecho, la Presidente argentina hizo referencia específica a apurar la aprobación de un Código Aduanero Común para eliminar el doble arancel. No es un asunto fácil. Suprimir el cobro de aranceles al ingreso de productos en cada uno de los países que integran el Mercosur requiere diseñar toda una ingeniería fiscal que compense la pérdida que supone que haya una sola frontera arancelaria cuando, ahora, hay cuatro, una por cada país.

De hecho, con tono crítico, un informe del Consejo Común del Mercosur observa que «hace casi dos años se está trabajando en el Mecanismo de Distribución de la Renta Aduanera desde el punto de vista técnico, pero no ha sido posible llegar a consensos importantes». Advierte, además, que resolver ese punto es «fundamental en las negociaciones de relacionamiento externo».

A su vez, la mencionada distribución de la renta aduanera puede implicar una discusión enmarcada en el tratamiento de asimetrías en el bloque, ya que podría implicar además «un embrión de fondos comunes en el Mercosur», señala el documento. Se espera, en ese marco, avances concretos durante el primer semestre de 2008, temporada en que le corresponde a la Argentina conducir el bloque común.

En concreto, sobre el capítulo asimetrías, duranteel semestre que concluyó se debería haber elaborado «un Plan Estratégico para la Superación de las Asimetrías» con propuestas a corto, mediano y largo plazo con ese objetivo.

«La redacción aún no concluyó, por lo que los trabajos continuarán en la presidencia argentina», detalle el texto. En un mix de intereses políticos y económicos, sobre los dos puntos económicos incide además la definitiva incorporación de Venezuela como miembro pleno. Desde marzo los avances en la «letra chica» de la adaptación arancelaria del gobierno de Hugo Chávez al marco del Mercosur quedaron paralizados. También hay interés por acelerar las negociaciones en materia de integración productiva -canastas de producción regionales- y definir un plan del Mercosur para el impulso de las pequeñas y medianas empresas de la región.

Asimismo, se planea fortalecer el Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur (FOCEM) que durante este año aprobó 16 proyectos: seis presentados por Paraguay, seis por Uruguay, un proyecto regional para la lucha contra la aftosa, y tres vinculados con el fortalecimiento institucional, incluyéndose un mapeo de las necesidades de infraestructura en la región, propiciado por la Argentina.

Dejá tu comentario