10 de abril 2002 - 00:00

Audiencia por suba de gas pesificado

El Enargas (Ente Nacional Regulador del Gas) convocó a audiencia pública para el próximo martes 30, para tratar el aumento del precio del gas en boca de pozo para el período invernal que empieza el 1 de mayo. Sin embargo, voceros de ese organismo dijeron que el debate no tratará la variación en el tipo de cambio, y que ese tema queda sujeto a una decisión del Ministerio de Economía.

El gas en boca de pozo es un producto que está desregulado y que tiene dos variaciones al año, con un valor para el invierno y otro para el verano, con el criterio de que el precio debe ser más alto cuando hay mayor consumo.

Las productoras de gas, que son las empresas petroleras, tienen contratos con las distribuidoras del producto, que se ajustan según una fórmula que contempla el precio internacional del petróleo y combustibles líquidos, con un piso y un techo para el traslado, que a su vez se ajustan por precios industriales de Estados Unidos.

Pero esos contratos pasaron a estar pesificados a partir de la Ley de Emergencia Pública, abriéndose un período de 180 días para que las partes renegociaran nuevos contratos.

• Ajustes estacionales

En apariencia, la intención del Enargas es mantener los contratos en pesos, y estudiar los ajustes por razones estacionales.Con todo, hay también un proyecto de decreto que analiza la Secretaría de Energía a cargo de Alieto Guadagni para congelar incluso el precio del gas en pesos por lo menos hasta el 1 de junio, o hasta que haya una definición sobre el conjunto de las tarifas.

Las tarifas de servicios públicos que están renegociándose con el gobierno son las de las empresas privatizadas. En ese caso, por la Ley de Emergencia Pública, las tarifas quedaron pesificadas 1 a 1 y su indexación está prohibida. Pero las variaciones estacionales no están tocadas por la ley, de ahí que se está pensando en un decreto.

En ese contexto, el Enargas convocó a la audiencia pública para tratar solamente la variación estacional en pesos, a menos que antes hubiera una definición del Ministerio de Economía sobre el valor del dólar que debe tomarse para el gas, lo que parece imposible.

• Baja

En pesos, según los contratos vigentes entre las petroleras y las distribuidoras, el precio promedio para todo el país del gas en yacimiento tendría una baja de 5,2% con respecto al invierno pasado, porque la fórmula de ajuste toma el precio del crudo y derivados hasta febrero cuando había una baja de 6 dólares respecto de febrero del año pasado
.

Con relación al precio del gas en la actualidad, la suba en promedio para todo el país sería de 4,5%. Con estos datos, y siempre en pesos, la tarifa de invierno para el usuario residencial subiría 1,2% con respecto al verano y la correspondiente a la industria 3,1%, y respecto del invierno pasado habría bajas de 1,5% y 3%, respectivamente
.

Sin embargo, es difícil creer que las empresas petroleras acepten la pesificación del precio del gas por mucho tiempo más. De hecho, ya no la están aceptando porque los pagos que hacen las distribuidoras son tomados «a cuenta».

Pero tampoco se ve cómo se podría trasladar a los usuarios por lo menos una parte de la devaluación, ya que el gas no es un commoditie como el petróleo porque sólo se puede exportar a los países limítrofes. Si se piensa en un hipotético dólar de 1,40, el impacto sobre los usuarios sería de 13% sólo por la devaluación. A esto se sumaría la suba estacional y el aumento en los márgenes de transportistas y distribuidores que, en algún momento, el gobierno deberá autorizar, para no correr el riesgo de que las gasíferas se declaren en default con MetroGas y, en una segunda etapa, se inicie una seguidilla de grandes juicios contra el Estado por incumplimiento de los contratos.

Dejá tu comentario

Te puede interesar