BCRA compró u$s1.300 millones en la semana: ¿llegaron tarde los mayores controles de Miguel Pesce?

Economía

La autoridad monetaria acumuló fuerte compras esta semana, a partir del endurecimiento del cepo cambiario. Tanto dentro como fuera del Gobierno, hay varios analistas y referentes de la política que, en voz baja, apuntan contra el titular del BCRA por haber dilapidado miles de millones de dólares antes de tomar una definición con respecto a una administración del comercio exterior.

Todas las miradas apuntan a Miguel Pesce. Tanto dentro como fuera del Gobierno, hay varios analistas y referentes de la política que, en voz baja, apuntan contra el titular del Banco Central por haber dilapidado miles de millones de dólares antes de tomar una definición con respecto a una administración del comercio exterior con mayor sintonía fina. Las críticas emergieron luego de que la autoridad monetaria acumulara compras por más de u$s1.300 millones esta semana, a partir de un (¿tardío?) endurecimiento del cepo cambiario.

El lunes pasado el BCRA realizó modificaciones a la política de acceso a divisas para restringir operaciones de importación, lo que le permitió acelerar con la acumulación de reservas mucho más rápido de lo que se pensaba.

Incluso esto fue determinante para cumplir con la meta del segundo trimestre sobre las tenencias internacionales de la entidad acordada con el FMI. La clave fue el impacto de la medida dispuesta por la entidad monetaria. Desde entonces el BCRA quedó por momento como demandante casi exclusivo en el mercado oficial y esto le permitió adquirir en solo cuatro ruedas alrededor de u$s1.500 millones. Este viernes, con la renovación del cupo del dólar ahorro, y demanda de energía, debió vender unos u$s190 millones.

Sin embargo, previo a la medida oficial la salida de divisas se había acelerado ante un fuerte salto en las importaciones. En mayo las compras al exterior saltaron 53,1% interanual, hasta los u$s7.870 millones, la cifra más alta de la historia para un solo mes, lo que redujo el superávit comercial a u$s356 millones, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Gran parte de esa cifra récord se debió a cuestiones exógenas, como la disparada de los precios de la energía, pero también por variables locales, como la mayor demanda impulsada por el crecimiento económico, y sobre todo la brecha cambiaria cercana al 100% que hizo más atractivo el negocio de adelantar compras.

Con gran especulación, muchas firmas de peso buscaron “sobrestockearse” para acceder al tipo de cambio oficial. El tema tuvo repercusión cuando lo retomó Cristina Kirchner en el acto por los 100 años de YPF: “Parece que se ha convertido en un deporte nacional sacarle los dólares de las reservas al Banco Central”, ironizó la vicepresidenta.

Lejos de desacelerarse las importaciones volvieron a subir con fuerza en junio, dado que, solo en pagos energía se demandaron unos u$s2.000 millones, lo que contribuiría a que la cifra total del mes pasado quiebre un nuevo récord.

Con lo cual, la pregunta que muchos se hacen en el mercado y en la política es: ¿Llegaron tarde los mayores controles cambiarios? ¿Hay cierta ineficiencia de quien está al frente del BCRA?

Dejá tu comentario