Con dólar y BONEX se acuñó la rueda

Economía

Una mescolanza, que nos trae recuerdos de la abuela, cuando nos decía: «Que lo entienda Mariano, que es más baqueano...». Si se pregunta a economistas, especialistas, analistas, amigos o favorecedores, todos encontrarán una explicación a aquello que no parece resistir más argumentos: que los vacuos y a la mano, según el día. En la víspera, haciendo un coctel de todo lo mucho hablado, mientras la plaza accionaria de Buenos Aires emergía sola (cuando en el mundo la mayoría de los recintos obraba en baja), casi se puede armar el rompecabezas con dos piezas: entre la arremetida del dólar (más, comentarios sobre feriados en estudio) y la implementación de un BONEX 2002 -para embromar ahorristas de un modo «constitucional» y que es lo que se busca, en definitiva-salieron disparados los papeles de los bancos, para hacer de locomotoras por porcentual, seguidos de buena parte del resto, en virtud de esa nueva escalada del billete verde. Un amasijo a la criolla, relleno de empanada financiera y bursátil que se traga bien, pero habrá que ver cómo se podrá digerir...

• Peces coloridos

En el ancho río, todo el que tiraba la caña se llevaba un pez de color. Indupa por el balance, los bancos porque encuentran la fórmula para no dar nada a nadie, privatizadas por las tarifas, otras porque sí, y hasta conseguir el espectacular arribo a los «400» Merval: con 8,6 por ciento de aumento y predominio en órdenes. De 35 millones de pesos, hicieron $ 26 millones las locales. Fascinante.

Dejá tu comentario