Depresión terminó. Quejas siguen

Economía

Nueva York - Después de soportar tres años de un mercado laboral en deterioro y una falsa recuperación económica tras otra, los estadounidenses finalmente tienen razón para pensar que la prolongada depresión de principios del siglo XXI ha terminado. Los patrones están contratando personal de nuevo y la bolsa de valores se elevó más de 40 por ciento desde principios del año pasado.

¿Y cómo ha celebrado el pueblo estadounidense?

Volviéndose mucho más rezongón sobre la economía. Desde enero, más de un millón de empleos fueron creados; sin embargo, el porcentaje de personas que dice que la economía está en buen estado ha descendido, indican los sondeos.

Las calificaciones de
George W. Bush por su desempeño económico han alcanzado el nivel más bajo de su presidencia, según sondeos recientes de Gallup y CBS News.

Podría sonar discordante, pero los primeros días del nuevo auge realmente parecen peores para muchas familias que la recesión de 2001 o sus prolongadas consecuencias. Los despidos de los últimos tres años totalizaron millones, pero tocaron sólo a un segmento pequeño de la población.
Los salarios estancados que siguieron a las pérdidas de empleos, el reciente aumento en los combustibles y otros precios de consumo, y el lento ascenso de las tasas de interés, por el contrario, afectan a los bolsillos de todas las familias. Los estadounidenses notan cuando la leche llega a 4,43 dólares. La brecha entre los indicadores económicos y el estado de ánimo público hizo que los estrategas de la oficina de campaña de Bush y del senador John Kerry juren que la economía se beneficiará en noviembre. Los republicanos argumentan que la angustia de la nación es meramente un eco de la depresión. «La economía realmente ha dado una voltereta -dijo el senador Jim Talent, republicano de Missouri, un estado oscilante-. Sólo se necesita un poco más de tiempo.»

Incluso con el ascenso del pesimismo, la confianza del consumidor está aproximadamente en el nivel que estuvo durante los veranos antes de que
Bill Clinton, Ronald Reagan y Richard M. Nixon ganaran segundos mandatos, según sondeos mensuales de la Universidad de Michigan. Está significativamente más alta de lo que estuvo previo a las derrotas de Jimmy Carter y George Bush padre. Pero a diferencia de presidentes recientes que ganaron dos veces, Bush hijo ha presidido un importante deslizamiento en la confianza, desde niveles récord en 2000.

Los votantes indecisos están incluso más preocupados que el resto de la población, según el Sondeo Gallup.
Sólo 16% de los independientes describe la economía como excelente o buena, comparado con más de 30% de las personas que dicen que regularmente votan por uno u otro partido.

En Missouri, un galón (3,8 litros en EE.UU.) de nafta regular costaba un promedio de 1,75 dólar la semana pasada, tras bajas en las últimas semanas, pero aún casi 50 centavos por arriba del precio de diciembre, según GasBuddy.com. Los precios de la leche y la carne han aumentado. Los consumidores también ven aumentos en el huevo, el helado, la manteca y la mayonesa.

Un sondeo dado a conocer el jueves por el Centro de Investigación Pew encontró que los estadounidenses siguieron las noticias sobre los altos precios de la nafta con más atención que las noticias sobre la muerte de Ronald Reagan o el conflicto en Irak.


La idea de que la recuperación reciente en la contratación haya ocurrido en gran medida en empleos de bajos salarios se ha convertido en parte central del mensaje de Kerry.

Pero la línea de la campaña de Kerry parece adaptarse más estrechamente a la tendencia actual, y eso sugiere que pudiera encontrar oídos más receptivos entre los votantes. El empleo típico del sector privado creado desde diciembre ha sido un empleo industrial que paga un salario por hora de unos 14,25 dólares, según cifras del gobierno. En todo el sector privado, el salario promedio excede los 15 dólares.

Dejá tu comentario