Descontado: Greenspan sube tasas esta semana

Economía

Se descuenta que el miércoles la Reserva Federal decidirá un aumento de un cuarto de punto en la tasa de interés en los Estados Unidos. Pasaría así de 1% (el nivel más bajo de los últimos 40 años) a 1,25%. No afectará a los mercados: los títulos públicos y las acciones (aquí y en todas las plazas internacionales) ya descontaron esta decisión de Greenspan. La única duda pasa por la cantidad de veces que la Reserva Federal subirá las tasas este año y el próximo. Si lo hace de manera gradual y sin sobresaltos, no creará problemas. Caso contrario, habrá nuevas caídas en todos los mercados.

En un contexto macroeconómico favorable y ante el temor de un nuevo brote inflacionario, los analistas esperan que este miércoles la Reserva Federal, comandada por Alan Greenspan, suba su tasa de Fed Funds 25 puntos básicos a 1,25%.

El alcance de esta decisión tendrá su impacto en la Argentina, aunque su impacto ya fue anticipado por el mercado financiero. Los precios de los títulos (y de las acciones) en todas las plazas ya tienen incorporado en los precios esta decisión de Greenspan. Desde el punto de vista de la economía real, una suba de tasas en EE.UU. tendrá un fuerte costo para Brasil, ya que la principal economía latinoamericana tiene gran parte de su deuda a tasa flotante o indexada al dólar. Mayor tasa internacional representará mayores intereses para Brasil y con su consecuente costo fiscal. Por el lado financiero, pese a que la Argentina se encuentra en default, en un contexto de suba de tasas, las pretensiones de los acreedores externos podrían acompañar esta tendencia. Además, dentro de la deuda que es respetada por el gobierno argentino, aquellos bonos denominados en dólares (BODEN 2005, 2012 y 2013) ajustan sus intereses por la tasa LIBO, del mercado londinense, que seguirá la misma trayectoria que la norteamericana.

La cita del encuentro de la Fed es para el miércoles 30 de junio a las 14.15 hora de Nueva York, 15.15 en Buenos Aires.

De acuerdo con los últimos análisis que surgen del comportamiento de los precios de mercado, es muy poco probable que la entidad encargada de la política monetaria de EE.UU. suba más de 25 puntos su tasa en esta reunión, aunque
los principales operadores de bonos pronostican que la tasa se ubicará en 2 por ciento hacia fin de año, y en 2,25 por ciento para marzo de 2005.

• Tasa actual

Actualmente, la tasa que regula los préstamos interbancarios se encuentran en 1% hace casi un año, su nivel más bajo desde 1958. Con la mirada puesta en la evolución del índice de precios y en el crecimiento interno, poco le importará a Greenspan la reacción de los mercados, que ya han asimilado completamente un potencial aumento de 25 puntos básicos.

«La tasa de interés a 1% es lo mismo que obtener dinero a costo cero»,
señaló Chris Rupkey, economista jefe del Bank of Tokio-Mitsubishi. Con la seria mejora que está mostrando el mercado laboral, sería arriesgado continuar con estas políticas expansivas agresivas que pueden recalentar la economía y acelerar la inflación, coincidió la mayoría de los economistas. Los últimos relevamientos empíricos muestran que desde el momento en que la Fed modifica su tasa, transcurre un año para que ésta se haga sentir en la economía real.

La lógica también indicaría que, tras una suba, tendría que crecer la llegada de capitales hacia la principal economía del mundo, generando una
apreciación del dólar frente al euro y al yen.

En el largo plazo, el panorama no es tan positivo. Según
Robert Rubin, director del comité ejecutivo del Citigroup y ex secretario del Tesoro de EE.UU. entre 1995 y 1999, el país «sufre un problema extremadamente serio» al estar condenado a futuros déficits públicos, que traerán crisis en los mercados financieros, fuertes subas en las tasas de interés y amenazas al crecimiento económico. Según Rubin, la Fed pudo llevar adelante medidas para mantener la tasa de interés en niveles mínimos por los últimos 2 o 3 años gracias a que la demanda de capitales por parte del sector privado fue baja, y que esta tendencia puede cambiar sin dar previo aviso y complicar la situación.

Los comentarios de Rubin se mostraron coincidentes con las últimas declaraciones de varios miembros de la Fed, con Alan Greenspan incluido, que señalaron que,
pese a que la suba del déficit puede ayudar a la recuperación de esta última recesión, podría lastimar el crecimiento futuro si no se puede controlar.

Dejá tu comentario