26 de septiembre 2005 - 00:00

Después de elecciones negociarán con el FMI

• En Washington admitió Economía no poder estar más sin firmar un acuerdo. • Aseguran que un nuevo programa podría estar cerrado para marzo del año próximo. • El acuerdo sería hasta fines de 2007. • Admiten que la inflación seguirá siendo elevada para los próximos meses. • «Si se dejara caer al dólar a $ 2,50, los precios no bajarán», les aseguró Martín Redrado a los inversores.

Rodrigo de Rato
Rodrigo de Rato
Washington - «No podemos hablar de una negociación, pero sí está claro que quedó preparado el terreno», explicaron ayer fuentes del Palacio de Hacienda, quienes reconocieron que continuar sin un programa con el Fondo «no da para más». Así reconocen que acordar con el organismo es un paso importante para eliminar cualquier duda que existe sobre la capacidad financiera y, al mismo tiempo, despejar una incógnita que aún desvela a los inversores extranjeros. Roberto Lavagna prefirió no realizar declaraciones a la prensa durante su estadía y se manejó en todo momento a través de breves comunicados. Según la expectativa oficial, después de las elecciones comenzarían formalmente las conversaciones y «a más tardar» durante el primer trimestre del año próximo debería estar consensuado el texto de la carta de intención.

Lavagna y Rato mantuvieron el viernes un encuentro cordial en el que se estableció como compromiso manejar las negociaciones de la manera más sigilosa posible. Las dos partes coincidieron en hacer una impasse hasta después del 23 de octubre.

El sábado a la noche ambos volvieron a encontrarse en la cena de despedida al titular del BID, Enrique Iglesias. Como muestra de la voluntad del Fondo por avanzar en la negociación, Rato designó para quedar al frente de las conversaciones a su jefe de asesores económicos dentro del organismo. En el FMI lo conocen como «Ranjid» (su nombre completo es Ranjid Teja) y es indio al igual que Singh. Su primera reunión con los argentinos fue en la comida del viernes, donde también estuvieron Nigel Chalk, encargado de seguir el caso argentino desde Washington pero con menor perfil, y John Dodsworth, que durante casi tres años fue representante del organismo en la Argentina pero que en breve se desvinculará de la institución.

El encuentro de Lavagna y Rato, pero sobre todo el mantenido luego entre Nielsen y Singh con sus respectivos equipos en el Café Milano, un restorán descontracturado en Georgetown, permite avanzar sobre las características que tendrán las próximas discusiones como parte de la negociación. Estos serían los principales puntos:

La Argentina buscará un programa que se extienda hasta diciembre de 2007, es decir hasta el fin del período presidencial. Sería un acuerdo stand-by.

• Los intereses se seguirán cancelando normalmente, pero se buscará refinanciar una parte (no todo el capital). Según los cálculos argentinos, la idea seria pagar entre 20% y 30% de los vencimientos que hay por delante.

Con un programa no demasiado prolongado y la cancelación parcial del capital confían en que será posible reducir las condicionalidades que exige el FMI.

Dejá tu comentario

Te puede interesar