"Después de elecciones será inevitable ajuste del gasto"

Economía

Para Miguel Bein la situación fiscal obligará al gobierno a un ajuste del gasto público después de las elecciones. El economista, en una entrevista con Ambito Financiero en sus oficinas, destacó que «en 2004 tuvimos un superávit primario de 3,9% del PBI y si los números siguen de acuerdo con la tendencia que se está observando, este año cierra con sólo 3,25%. Igual no es mal número».

Periodista:
¿Cómo ve la economía hasta fin de año?

Miguel Bein: La mayor preocupación pasa por lo fiscal. Los últimos datos están por debajo de lo esperado. En medio de una inflación que se acelera como tendencia y con recomposición de precios relativos, tenemos una posición fiscal expansiva, con un gasto público creciendo 6 puntos por arriba de la recaudación. Esta última evoluciona en forma normal, ya que crece lo mismo que el PBI nominal, pero el gasto público está por arriba de 23% de crecimiento. Esto indica que hoy existe una política fiscal expansiva. En 2004 tuvimos un superávit primario de 3,9% del PBI para la Nación, y si los números siguen de acuerdo con la tendencia que se está observando, este año cierra con sólo 3,25%. No es malo, obviamente, pero marca una tendencia que no es consistente con una estrategia de desendeudamiento con el FMI.

P.: ¿Qué se espera del superávit fiscal de julio?

M.B.: Si se confirma que es menor que 1.400 millones en julio, en lo que va del año se estaría en 13.000 millones, 3,5% inferior al de 2004. Mi sensación es que terminadas las elecciones, vamos a un ajuste fiscal por el lado del gasto. Si no, habrá un deterioro de las expectativasen los mercados.

P.: ¿Qué tan complicado está el equipo económico en lo financiero?

M.B.: Para cerrar el año, se necesitan cerca de u$s 1.400 millones. Con las actuales condiciones del mercado internacional, no parece ser un problema serio. Los problemas pueden aparecer si los números fiscales siguen dando por debajo de las expectativas. Una eventual emisión de BODEN 2015 implica emitir un papel con legislación nacional (para la resolución de conflictos) que implica un costo financiero de medio punto mayor que si fuera de jurisdicción Nueva York. Esto indica que todavía la Argentina no ha recuperado relación plena con el mercado internacional.


P.:
¿Se acabó la suba de los bonos indexados?

M.B.: Con una expectativa de inflación de entre 0,5%-0,6% para agosto, va a haber un pausa en el boom. Vamos a tener un mercado calmo y sólo evolucionará al alza fuerte si la inflación vuelve a acelerarse en setiembre. Con 0,6% de inflación da lo mismo invertir en un bono indexado por el CER (que no pague intereses) que en un plazo fijo a 90 días, que paga 7% anual.


P.:
¿Se acabó la presión a la baja del dólar?

M.B.: Puede subir un par de centavos más si el BCRA mantiene la política agresiva de limpiar toda la oferta con compras importantes. En todo caso, es difícil que veamos cotizaciones por debajo del piso de $ 2,86 fijado por el gobierno.


P.:
¿La economía se desacelera?

M.B.: Este año el crecimiento estará entre 7,5% y 8%. Acá hay medio punto adicional por razones climáticas -lluvia- que permitieron aumentar la cosecha de soja 20%. Para 2006 se puede crecer 5% dado que habrá un arrastre de dos puntos. Esto implica que la economía está pasando de crecer 2% trimestral a 1% trimestral en 2006, lo que no deja de ser una buena performance.

Dejá tu comentario