Dólar: Gobierno "pisó" el financiero y se prepara para llegar a noviembre

Economía

Ayer intervino sobre el cierre de la rueda. El CCL operó 1,7% arriba y terminó neutro. BCRA y ANSES tienen más poder de fuego. Las elecciones, en la mira.

El recalentamiento parcial de la demanda de dólares paralelos volvió a meter en la cancha al Gobierno en las últimas ruedas para pisar las cotizaciones financieras tras varias semanas sin intervención. La acción se evidenció en la diferencia en el ritmo de avance de los distintos tipos de cambio alternativos.

El dólar blue, que se negocia en el mercado informal, protagonizó un rally alcista. En cambio, el MEP y el contado con liquidación (CCL), operados en la Bolsa, tuvieron un movimiento mucho más acotado bajo la tutela de los organismos públicos, que se preparan para enfrentar los meses de mayor volatilidad en la previa electoral. Aunque, por el elevado poder de fuego del Banco Central y la ANSES, tanto en el Gabinete económico como en el mercado esperan que la brecha se mantenga bajo control.

Según distintas fuentes del mercado, durante las últimas ruedas la aparición oficial para ponerle un techo al MEP y el CCL en torno a los $160 y $165, respectivamente, se dio pasadas las 15:30, momentos antes del cierre. Fueron intervenciones moderadas en torno a los u$s10 millones. Aunque, según estimó el trader Daniel Osinaga, la de ayer fue más fuerte: “Volcaron unos u$s15 millones en la última hora; no se veía desde marzo”.

El mecanismo es ya conocido: el Central vende bonos en dólares contra pesos para abastecer la demanda (lo que también le permite absorber liquidez) al tipo de cambio financiero y los recompra con las divisas que consigue a un precio más bajo en el mercado mayorista. El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES también cuenta con un importante stock de títulos del canje local para intervenir.

Así, el “contado con liqui”, que llegó a operar 1,7% arriba ayer, cerró al mismo valor del miércoles: $164,03. El MEP avanzó 0,8% a $160,41. En lo que va de junio permanecen prácticamente estables (el CCL incluso cede 1%), mientras que el blue acumula una suba de $6 hasta los $163.

Lo cierto es que, luego de la corrida de octubre pasado que disparó la brecha entre el CCL y el mayorista al 132%, esta se estabilizó en torno al 70%. Ayer cerró en 72%. Pese a la mayor demanda de dólares paralelos, en un contexto de cepo que limita el acceso al oficial, los analistas consideran que en parte se trata de un movimiento circunstancial. “Si bien el mercado cambiario se recalentó parcialmente con la suba del dólar informal, prevemos que este tambaleo sea transitorio y se lo atribuimos a efectos estacionales por el pago de aguinaldos en algunos sectores y el excedente de pesos que dejó en el mercado el desarme de plazos fijos de las últimas semanas”, señaló un informe de Equilibra.

Con todo, el equipo económico se prepara para en los próximos meses contener una esperable mayor presión sobre la brecha. En los despachos oficiales reconocen que, a pesar del fuerte ingreso de divisas, este año no estará exento de la típica dolarización de carteras que los agentes financieros realizan antes de cada elección. Pero no esperan mayores sobresaltos: la recuperación de más de u$s3.500 millones para las reservas netas ante el boom de liquidaciones del agro, el poder de fuego en bonos del canje local (más de u$s8.300 millones entre el BCRA y el FGS) y la espalda del Central para actuar en futuros (cerró mayo con cero contratos vendidos) y contener las expectativas, conforman un importante arsenal para intentar mantener la calma cambiaria.

El miércoles, ante empresarios, Martín Guzmán se refirió a la mejora de la situación cambiaria: “En octubre la brecha llegó a 130 y 150%. Se alertaba por una devaluación que nosotros decíamos que no íbamos a hacer porque teníamos las condiciones e instrumentos. La brecha cambiaria está en 60 y 70%. El Banco Central ha acumulado reservas. Los países que emiten monedas de reserva van a generar una canalización hacia activos y commodities que Argentina exporta. Se nos presenta una oportunidad; desde el punto de vista externo tenemos condiciones sustancialmente más robustas que en octubre de 2020”.

En ese sentido, Equilibra consideró que, más allá de alguna suba transitoria de la brecha en la previa de las legislativas (que coincidirá con el final de la cosecha gruesa y un abultado calendario de vencimientos de deuda en pesos), “el Central no escatimará en esfuerzos para contenerla en torno al 75%”.

En el mercado oficial, el BCRA mantiene su política de ancla cambiaria para ayudar a desacelerar la inflación. En lo que va del mes, el dólar mayorista subió apenas 0,7%. Ayer terminó a $95,37. Con más órdenes de compra privadas, el saldo de la intervención oficial fue neutro. En el mes adquirió u$s520 millones, lo que muestra una esperable desaceleración respecto del ingreso de divisas de mayo. Pese a que siguen en niveles elevados, una mala noticia en este terreno fue la baja del precio de los commodities: la soja cayó ayer más de 8% a u$s489 por tonelada y se alejó del pico de u$s600 alcanzado semanas atrás. También retrocedió el oro más de 4% e impactó en las reservas ya que es uno de sus componentes clave. Así, las tenencias internacionales perdieron ayer u$s291 millones a u$s42.400 millones.

Temas

Dejá tu comentario