Factura eventual: con cambios, Machinea apura su aprobación

Economía

El gobierno apura la aprobación de la figura de contribuyente eventual para que todos los cuentapropistas que ganan hasta $ 15.000 anuales, en lugar de inscribirse como monotributistas, puedan comprar facturas en la DGI pagando 12% del monto a facturar. El proyecto de ley está en el Congreso, pero el ministro de Economía, José Luis Machinea, pidió que se tratara con prioridad y ya logró el apoyo de la DGI y de la Cámara de Diputados. Es una de las pocas ideas concretas que hasta el momento ha tenido este gobierno para que se pueda insertar en la economía a 2 millones de cuentapropistas que hoy trabajan informalmente. Además, sólo en su primer año de funcionamiento el Estado recaudaría unos $ 600 millones adicionales que actualmente quedan perdidos en facturas "truchas" o en la venta en negro. Para muchos argentinos será una solución y hasta la puerta de entrada al sistema financiero. Porque al comprar la factura, con 12% que se abona (si se tiene que facturar por $ 1.000 se paga $ 120), se estaría pagando IVA, Ganancias, seguridad social y cobertura de salud. La DGI extenderá un comprobante que será válido para el sistema financiero. Incluso quienes trabajan en relación de dependencia y ocasionalmente tienen la posibilidad de realizar algún trabajo extra por su cuenta, ahora tendrán la posibilidad de facturar.

Con algunas modificaciones, el gobierno apura la aprobación de la figura de «contribuyente eventual» para que los cuentapropistas que facturen hasta $ 15.000 anuales puedan adquirir recibos en la DGI pagando 12% de su valor. Se trata de una de las medidas más originales y efectivas que hasta el momento impulsa la Secretaría PyME y sólo en el primer año el Estado espera recaudar $ 600 millones.

La medida, que fue anunciada en noviembre pasado por el actual secretario PyME, Enrique Martínez, busca insertar en la economía 2 millones de personas que actualmente trabajan en el circuito informal y que por generar ingresos en forma ocasional no se inscriben como monotributistas. Con la factura eventual, si una persona necesita facturar por $ 1.000 podrá comprar recibos por $ 120 en la AFIP y con ese monto abona IVA, Ganancias, seguridad social y cobertura de salud con el mismo alcance del monotributo.

Lejos de quedar descartada, la medida cuenta con el total aval del ministro de Economía, José Luis Machinea, quien en diciembre pasado mandó el proyecto para que sea tratado en sesiones extraordinarias de la Cámara de Diputados. «Como no hubo sesiones extraordinarias, la medida no se trató pero en marzo seguramente se estará tratando», adelantó ayer a este diario Martínez.

Pero desde de su lanzamiento oficial, el proyecto sufrió algunas modificaciones. En principio, se establecía que podían ser contribuyentes eventuales en lugar de monotributistas quienes ganen hasta $ 21.580 anuales. Según explicó ayer Martínez, en reuniones con el director de la AFIP,
Héctor Rodríguez, se sugirió que el monto sea menor para reducir así el traspaso de monotributistas a la categoría de contribuyentes eventuales. En su nueva versión, se establece que el límite de ingresos será $ 15.000 anuales. Igualmente, según los cálculos realizados por este diario, considerando lo que se pagaría como contribuyente eventual de acuerdo con la facturación anual, la superposición con los monotributistas no sería significante (ver nota aparte).

El segundo punto que no convencía a la AFIP es que así como estaba redactado, el proyecto facilitaba la evasión de empresas que estén alcanzadas por el Impuesto a las Ganancias. Por ejemplo, una empresa podía reducir la base imponible de ganancias pidiéndole a cualquier amigo que le facture gastos por $ 15.000 (que es el límite que se establece en el proyecto de ley de contribuyente eventual) para reducir la declaración de Ganancias ante el fisco. A la empresa le conviene pagar 12% de ese monto y no, por ejemplo, 33%. Para resolver esta dificultad, se estableció ahora que a los contribuyentes eventuales se les aplique la misma normativa que a los monotributistas:
una empresa no podrá realizar mas de 2% de sus compras a contribuyentes eventuales.

«La AFIP ahora auspicia el proyecto y el presidente del bloque radical en la Cámara de Diputados,
Horacio Pernasetti, está muy entusiasmado con la medida», señaló el secretario PyME.

Entredichos

Los entredichos en torno al proyecto de ley de contribuyente eventual surgieron después de que a mediados de diciembre se publicó en un medio periodístico nacional que el proyecto estaba descartado y que a cambio desde la AFIP sugerían crear una categoría más baja de monotributistas, que ya no sería eventual sino fija y habría que abonar $ 55 mensuales (hasta ahora la categoría más baja es de $ 88 mensuales). Martínez desmintió terminantemente que el proyecto esté descartado y lejos de quedar sepultado aseguró que él mismo se reunió con el director de la AFIP, Héctor Rodríguez. «La AFIP nos hizo dos objeciones (pidió reducir el lí-mite y aplicar la normativa de monotributistas). Nosotros dimos lugar a los cambios y nos dio su total apoyo», dijo Martí-nez.

La medida sigue así en carrera y cientos de cuentapropistas están a la espera de que Diputados apruebe finalmente la ley para poder integrarse a la economía.

«La DGI está de acuerdo, el ministro de Economía también, el subsecretario de Política Tributaria (Juan Carlos Gómez Sabaini) la apoya y desde la Cámara de Diputados están entusiasmados con el proyecto», dijo Martínez a
Ambito Financiero.

Según las estimaciones oficiales preliminares,
durante el primer año de vigencia de esta medida se blanquearían al menos 600.000 contribuyentes y el Estado conseguirá recaudar unos $ 600 millones que actualmente quedan perdidos en facturas «truchas» o en ventas en negro.

Condiciones

Quedó hasta el momento acordado que sólo podrán entrar en la categoría de contribuyentes eventuales las personas físicas cuyos ingresos anuales provenientes de actividades por cuenta propia no superen los $ 15.000. No podrán tener personal a cargo, tampoco realizar la actividad en locales a la calle (sí en su domicilio) y no podrán recibir ingresos de la explotación de empresas, asociaciones o fundaciones.

Mediante este sistema se pretende cubrir el déficit que tiene el actual sistema de monotributo que establece una cuota fija aun cuando no se tienen ingresos. Además, los actuales monotributistas que entren en la categoría de contribuyente eventual podrán cambiarse y quienes trabajan en relación de dependencia también pueden ser contribuyentes eventuales.

La figura de contribuyentes eventuales fue creada por el presidente del Paraguas Club (una asociación civil sin fines de lucro),
Leo Socolinsky, para abrir el acceso al crédito a una gran cantidad de microempresarios que por trabajar en negro hoy no consiguen financiamiento. Para ello, se estableció que cuando el contribuyente eventual adquiere una factura, la AFIP le extiende un certificado que sirve de comprobante de la operación y con el cual puede solicitar financiamiento como si fuera un monotributista.

Para muchos cuentrapropistas, la categoría de contribuyente eventual da la posibilidad también de trabajar para grandes empresas u otras instituciones que exigen factura. Asimismo, es de esperar que
si la medida funciona eficientemente, sea el primer antecedente para establecer en la Argentina un sistema tributario simplificado e integrado, como funciona en los principales países del mundo.

Dejá tu comentario