Ganancias: la modificación para las empresas proveerá $120.000 millones extra

Economía

Con el nuevo esquema de alícuotas progresivas, la administración nacional busca "neutralizar" el impacto que tendrá en la recaudación la baja del impuesto para trabajadores y jubilados.

El Ministerio de Economía entró en la fase de calibración fina del Presupuesto 2021. Frente a cada inyección de recursos en los sectores que la administración nacional considera determinantes para sostener la actividad, el ministro Martín Guzmán y su equipo buscan compensar las partidas a través de otros mecanismos de recaudación. Esto es lo que harán con la modificación del impuesto a las Ganancias, ya que el Gobierno reducirá la carga a trabajadores y jubilados pero buscará neutralizar el impacto a través de un aumento de la alícuota para empresas que tengan ganancias netas por encima de 2,6 millones de pesos en 2021. El proyecto ya fue enviado al Congreso y significa, según fuentes oficiales le contaron a Ámbito, una recaudación extra de $120.000 millones de pesos, de los cuales $40.000 millones se cobrarán durante este año y el resto en 2022.

Las modificaciones impositivas serán tratadas a fin de marzo en el recinto, según confirmaron desde el entorno de Sergio Massa a Ámbito. El proyecto de modificación de Ganancias para sociedades, según explicó una fuente con conocimiento del proyecto, es una reforma “estructural” y no transitoria como se había planteado en otro proyecto anterior que el Ministerio de Economía había presentado a fin del año pasado. En esa iniciativa anterior, Economía había propuesto suspender la baja de Ganancias a sociedades prevista en la reforma de 2017 (y por la cual se pasaba de una alícuota del 30% al 25% este año). Pero el nuevo proyecto va un poco más allá: prevé una escala del 25% al 35% dependiendo del nivel de ganancias netas de la compañía, sin importar el tamaño de la empresa.

Según un detalle informado por el Ministerio de Economía, “el proyecto propone una estructura de alícuotas escalonadas con tres segmentos en función del nivel de ganancia”:

  • Un primer escalón del 25% para ganancias netas de hasta $1,3 millones
  • el 2do escalón del 30% hasta $2,6 millones
  • y un último segmento de 35% para ganancias netas superiores a $2,6 millones.

Los dividendos distribuidos pagarán en todos los casos la alícuota del 7%.

En los despachos oficiales estiman que, de los $120.000 millones extras que ingresarán por estas modificaciones, alrededor de $40.000 millones se cobrarán durante 2021. La cifra coincide a grandes rasgos con el impacto fiscal que tendrá la baja del impuesto para las personas físicas. Roberto Arias, secretario de Políticas Tributarias, dijo en el Congreso que la eliminación del pago de Ganancias para salarios inferiores a $150.000 mensuales restará $41.250 millones a la recaudación.

Se decidió avanzar en una reforma más estructural”, detallaron desde el Gobierno, para “volver a la alícuota que tenía antes de la reforma, pero con esquema novedoso”. “Primera vez que se aplica en la Argentina una alícuota progresiva a sociedades, porque las empresas, independientemente del tamaño que tengan, van a pagar en función de sus ganancias netas”.

El objetivo con la reforma más permanente es “recuperar el peso que tenía el Impuesto a las Ganancias en la recaudación, que era de cerca de 3 puntos tradicionalmente”. “En virtud de la reforma tributaria empezó a bajar. En 2019 se perdió 0,3 pp del PBI por este concepto”, informaron. De acuerdo a la lectura oficial, “la reducción de 2017 tenía que ver con una idea que no compartimos, que plantea la reducción de ese impuesto como un incentivo a la inversión”, pero “la inversión depende de otros factores” y lo que provocó es una “desfinanciación” del Estado.

“Los años de mayor inversión en los últimos 20 años los tuviste con alícuota de 35%. Hay otros factores que influyen mucho más que la tasa. No digo que no incida, pero no es lo único”, detallaron.

Desde el gobierno contaron además que la modificación de Ganancias para las empresas se trabajó al mismo tiempo que aquel que reduce la carga a personas físicas. “Cuando planteamos la idea de que no se reduzca la alícuota de sociedades apareció este excedente de recaudación y ahí surgió el proyecto de Sergio Massa en personas humanas. Se discutió bastante en enero y se avanzó”, contaron a Ámbito.

La idea de esta reforma tributaria había sido adelantada por Ámbito en julio del año pasado. En ese momento, desde un despacho oficial le contaron a este diario que el objetivo era que las empresas grandes tuvieran más carga tributaria que las más pequeñas y que eso se daría a través de una modificación en este impuesto.

Según datos de la Subsecretaría de Ingresos Públicos -a cargo de Claudia Balestrini- la presión tributaria de los impuestos nacionales y provinciales pasó del 31,5% del PBI en 2015 (el pico máximo desde 2010) al 28,4% en 2019. En 2019, de los 5 billones de pesos recaudados a través de impuestos nacionales, la mayor porción gravó bienes y servicios (un 42% del total), seguido de los aportes y contribuciones de la seguridad social (24%); el aporte del 22% de los ingresos, utilidades y ganancias de capital; el 11% provino de comercio y transacciones internacionales y el 1% restante vino de rentas a la propiedad.

Dejá tu comentario