14 de diciembre 2007 - 00:00

Machinea, optimista con el país

Machinea, optimista con el país
La economía argentina crecerá 8,6% en 2007, cifra similar a la de 2006 y que marca el quinto año consecutivo de expansión, según un informe de la CEPAL difundido ayer en Santiago de Chile. Además, el documento proyecta para 2008 otro año positivo, pero con un crecimiento menor, de 6,5%.

El informe destaca que con el resultado de este año, que deja al país como el segundo de mayor alza en la región, se prolonga la notable fase expansiva que siguió a la crisis de comienzos del decenio.

El nivel de actividad económica de la Argentina fue casi 25% superior al máximo registrado en 1998, destacó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en su informe preliminar sobre las economías de la región. El documento del organismo que dirige José Luis Machinea señala que en 2007 se observaron aumentos considerables en la demanda interna, sobre todo de bienes duraderos, así como un incremento en las inversiones y el gasto del gobierno.

Según las cifras, el coeficiente de inversión respecto del PBI será de 23%, cifra mayor que los máximos de la década anterior. En tanto, el empleo continuó elevándose y la tasa de desempleo hacia fines del año se redujo a cerca de 8%, mientras los salarios se incrementaron 10,2%.

El documento destaca, asimismo, que la incidencia de la pobreza y la indigencia siguió disminuyendo en la Argentina, a 23,4% y 8,2%, respectivamente, en el primer semestre de 2007.

La inflación, en tanto, se situó en 8,5%, cifra que se compara favorablemente con 9,8 registrado en 2006. En tanto, las exportaciones sumaron u$s 63.971 millones y las importaciones, u$s 51.972 millones.

Según el informe, el incremento de los valores exportados se registró en casi todas las categorías de productos, mientras las importaciones se elevaron de manera notoria tanto en valores como en volúmenes.

«La minería fue una evidente excepción con respecto a la expansión del producto, dadas la disminuciones de los volúmenes extraídos de petróleo y gas natural», consigna la CEPAL, que destaca los positivos resultados de los sectores agropecuario y automotor.

Según la CEPAL, las condiciones externas siguieron mostrándose favorables en cuanto a la evolución de los precios de las exportaciones, lo que contribuyó al ascenso de los valores exportados.

La demanda interna y externa también mostró notables incrementos y el consumo habría variado en una cifra similar o ligeramente superior al crecimiento del PBI, mientras la inversión registró un alza notablemente mayor, destaca el documento.

En su análisis, la CEPAL destaca que la Construcción mostró un ascenso importante de 7,7%, aunque mucho menor que la extraordinaria expansión de 18,5% anotada en 2006. Además, puntualiza que el incremento de los excedentes de la cuenta corriente, inherente a la notable expansión de la actividad económica por varios años, constituyó un rasgo característico del período.

Añade que los flujos de capitales arrojaron un saldo neto positivo, pese a los egresos que anotó el sector privado en ciertos momentos del año ante la incertidumbre financiera internacional y la proximidad de las elecciones presidenciales.

La CEPAL añade que excepto en esos momentos, el Banco Central intervino mediante la compra de grandes montos de divisas, lo que se reflejó en la gran acumulación de reservas, mientras que el peso registró una depreciación ligera respecto del dólar y más intensa en relación con las monedas de otros socios comerciales.

Dejá tu comentario

Te puede interesar