Miami: Susana Giménez compra departamento que vale u$s 6 millones

Economía

Adiós Fisher Island, hola Bal Harbour. Esa podría ser la canción con la que Susana Giménez abra su próxima temporada en televisión, tras su año sabático. Sucede que la diva del teléfono habría adquirido un lujoso departamento en el complejo St. Regis Hotel & Residences cuyo metro cuadrado cotiza a u$s 22.000 promedio. La estrella se habría quedado con un piso de más de u$s 6 millones, con todos los «amenities» imaginables y espectaculares vistas al mar y a la playa privada que tiene el complejo.

Sin embargo, la mudanza de «Su» de su habitual residencia en la semiprivada Fisher Island, donde fijó su domicilio en Miami Beach desde hace más de una década, no sería inminente: el proyecto viene con atraso, dado que la demolición del viejo hotel Sheraton Bal Harbour, en cuyo terreno se levantará el St. Regis, estaba prevista para fines de 2005, y aún no se concretó ( tampoco hay fecha para el inicio de la obra).

Fuentes en la Argentina del grupo Starwood (dueña de ambas marcas hoteleras, más otras como Four Points, Park Tower, etc.) no explicaron la causa de la demora, pero tendría que ver con aprovechar al máximo el boom inmobiliario que atraviesa el sur de la Florida, y sentarse a esperar algunos meses más a que los valores sigan trepando.

Según trascendió, a pesar de los esfuerzos de los vendedores, la Giménez sería hasta ahora la única argentina en comprar en ese complejo, ubicado en la zona norte de la afamada Collins Avenue. Sucede que u$s 22.000 el m2 no es un precio al alcance de muchos, y además la oferta en Miami es abundante.

El proyecto prevé la construcción, por parte de un grupo de inversores, de dos torres: una de ellas será destinada a residencias de lujo (incluyendo el futuro «pied-à-terre» en Miami de Susana), y el otro alojará el hotel St. Regis, la marca más cara de Starwood. Cabe recordar que -tal como adelantara este diario hace algunos meses-Starwood reformará la entrada y los espacios comunes de su Sheraton Park Tower en Retiro para luego «colgarle» la marca St. Regis.

  • Ejemplo

    El esquema de dos edificios (uno para residencias, el otro para hotel) ya fue aplicado por Starwood en otras áreas del mundo; el ejemplo más cercano en el tiempo (y el espacio) son las torres gemelas del Sheraton Barra da Tijuca (en Rio de Janeiro), inaugurado hace un par de años.

    El boom de Miami no se limita al antiguo e histórico Sheraton Bal Harbour: en el extremo norte de la Collins Avenue se demolió por implosión (espectáculo que atrajo a miles de «florideans») la vieja North Tower Harbour House para dejar lugar al One Bal Harbour, otro complejo de superlujo que según las versiones también habría convocado el interés de inversores y compradores argentinos.

  • Apertura

    Más avanzado que su competidor de unas cuadras más al sur, está previsto que el One Bal Harbour abra sus puertas en marzo del año próximo, para en una segunda etapa incorporar un hotel cinco estrellas de lujo, cuya marca todavía no está definida. El complejo promete más de 200 metros de playa semiprivada, y sus departamentos arrancan en los u$s 1,5 millón hasta llegar a un máximo de u$s 12 millones, que dan derecho a usar el spa, las carpas en la playa, etcétera.

    Al igual que en Tijuca, la vecindad con el hotel permite que ambos emprendimientos (el One Bal Harbour y el St. Regis) tengan servicio de cuarto 24 horas, 365 días por año, valet, servicio de mucamas y servicio de playa.
  • Dejá tu comentario