No aprueban la quita de la promoción industrial

Economía

Delegados del oficialismo y de la oposición de las 4 provincias que gozan del régimen de promoción industrial se juramentaron anoche rechazar el artículo 39 del presupuesto 2002 enviado al Congreso por el gobierno de Eduardo Duhalde. Esa cláusula elimina el sistema que beneficia a San Luis, San Juan, La Rioja y Catamarca, y ya generó un rechazo a coro de los afectados por el intento duhaldista. Desde la Secretaría de Hacienda ayer les contestaron: o el Congreso suspende la promoción industrial -que tiene un costo fiscal anual de unos $ 800 millones- o se deberá pensar en eliminar el pago de aguinaldos para compensar los fondos. La protesta llega a tal punto que ayer hubo manifestaciones en esas provincias y los diputados y senadores casi prometieron un estallido social si les eliminan los cupos de promoción aún en vigencia.

La discusión por la eliminación de los cupos remanentes de promoción industrial -es que en realidad se trata de un régimen que por ley no existe más pero que consiguió sobrevivir a fuerza de prórrogas y reempadronamientos de beneficios gracias a los decretos de Carlos Menem- se transformó en la única pelea de fondo que hoy tiene el presupuesto nacional 2002.

Pero detrás de toda la pelea existen otras intenciones. Hoy está casi definido que el Congreso eliminará del proyecto de presupuesto el artículo 39 que suspende por este año las promociones. El problema es que a la sombra de esa discusión apareció una serie de redacciones alternativas al artículo 39 que en realidad son mucho más peligrosas que eliminar directamente ese artículo, en lo que hace al costo fiscal de los beneficios. Algunos legisladores están dispuestos a ceder la mitad de los beneficios promocionales, pero otros, en especial en el Senado, pretenden establecer un sistema de reasignación de cupos, modificación de planes, cambios de objeto y transferencia de los derechos sobre proyectos industriales que equivale a un relanzamiento del sistema de promoción industrial y no industrial.

Ayer deliberaron legisladores del PJ y la UCR en el Senado con la mira puesta en encontrar una alternativa y así eliminar el artículo del proyecto. Hoy, los justicialistas esperan conseguir un avance durante la visita que prometió Oscar Lamberto al bloque oficialista, pero el secretario de Hacienda es un enemigo acérrimo del sistema de promociones impositivas de todo tipo.

• Anfitrión

El senador José Luis Gioja (PJ-San Juan) ofició de anfitrión de una amplia mayoría de colegas peronistas, la sanluiseña Liliana Negre de Alonso, los riojanos Eduardo Menem, Ada Maza y Jorge Yoma, la sanjuanina Nélida Martín y el tucumano Jorge Alperovich. Curiosamente, no participó el gastronómico Luis Barrionuevo, único delegado senatorial del PJ catamarqueño. Su comprovinciana del Frente Cívico, Marita Colombo, envió a sus asesores, al igual que el diputado radical Horacio Pernasetti.

Los puntanos fueron las más activos en la víspera, posiblemente porque serían los más afectados con la eventual supresión del régimen de promoción. A media tarde, el despacho de Negre se transformó en embajada provincial. Mientras trabajadores cortaban rutas en San Luis para protestar por la decisión de la Casa Rosada, la senadora convocó en su oficina desde la gobernadora Alicia Lemme hasta legisladores provinciales del radicalismo e intendentes del interior.

Desfilaron por allí varias decenas de funcionarios y parlamentarios nacionales y distritales de San Luis molestos, que exigían una corrección del Ejecutivo en el texto del presupuesto o una instrucción de Duhalde para habilitar la modificación en Diputados, primera escala de la iniciativa.

Con la advertencia de no dar quórum, recordaron al unísono que la promoción era un derecho adquirido. «Parece que quieren castigar a un modelo exitoso -se enojó Negre- que tiene cautivos $ 300 millones de San Luis en el Banco Nación y que no se pueden sacar por el «corralito». Según los números que manejaban los sanluiseños, el régimen mantiene más de 16 mil empleos, con $ 1.600 millones de inversión y 360 empresas en funcionamiento.

A última hora de ayer, el ruido que hicieron los puntanos forzó una entrevista con el jefe de Gabinete, Jorge Milton Capitanich. A primera hora de la tarde, la senadora Negre había solicitado una audiencia urgente y por escrito con el mismo presidente designado.

Dejá tu comentario