17 de diciembre 2007 - 00:00

''Tenemos precio a pagar por ser mayor economía''

Luiz Inácio Lula da Silva ayer, cuando fue recibido en La Paz por el canciller de Bolivia, David Choquehuanca, en un viaje con el fin de promover el desarrollo de un corredor biocéanico.
Luiz Inácio Lula da Silva ayer, cuando fue recibido en La Paz por el canciller de Bolivia, David Choquehuanca, en un viaje con el fin de promover el desarrollo de un corredor biocéanico.
Rio de Janeiro (EFE) - El presidente Luiz Inácio Lula da Silva cree que Brasil «tiene un precio que pagar» a los países vecinos, por ser la mayor economía de Sudamérica, en una entrevista publicada ayer por la revista brasileña «Epoca».

Ese precio, según Lula, es «ser más generoso en los acuerdos comerciales y en la cuestión aduanera», obligación que también hizo extensiva a la Argentina.

  • Puntos destacados

  • A continuación, los puntos destacados del reportaje:

  • Brasil y la Argentina necesitan ser más flexibles en su relación con Uruguay, Paraguay, Bolivia y Ecuador-.

    Si exiges de Bolivia, Uruguay o Paraguay las mismas condiciones que exiges de Alemania, la Argentina o Estados Unidos, en el fondo estás haciendo inviable la posibilidad de que esos países den un salto de calidad.

  • Brasil tiene que ayudar a industrializar a los países vecinos, como Venezuela, Bolivia y Colombia, siguiendo el ideal de la Unión Europea, aunque con un «modelo» brasileño basado en la inversión por parte de empresas públicas y privadas en estos países.

  • En ese sentido, el domingo vamos a Bolivia para anunciar inversiones de Petrobras, como financiar carreteras, proponer un acuerdo sobre la tercera hidroeléctrica del río Madeira y la construcción del polo gas-químico.

  • Además, en Venezuela hay varias empresas brasileñas invirtiendo, hay un polo petroquímico de la compañía Odebrecht, queremos hacer juntos una refinería y un gasoducto. Y en el caso de Colombia, ya tenemos allá a Votorantim, Gerdau y quiere ir ahora Vale do Rio Doce.

  • En el terreno político, no veo amenazas rodeando a la democracia en América latina, aunque es cierto que todos los países de la región son aún democracias en construcción, por el reciente pasado de regímenes autoritarios.

  • No hay señales de que pueda haber un retroceso, aunque es fundamental que se consoliden las instituciones democráticas.

  • Son instituciones fuertes las que garantizan que la democracia persista por siglos. Para alcanzar nuestros objetivos, necesitamos primero creer en la democracia y, en un segundo momento, tenemos que pensar en la estabilidad económica.

  • En esta línea de razonamiento, vale la pena destacar los avances en el terreno de la política económica. Cuando utilicé la expresión «espectáculo de crecimiento» en 2003 la economía brasileña estaba en ascenso, y en las conversaciones que mantenía con Enrique Meirelles, presidente del Banco Central, y Antonio Palocci, ex ministro de Economía, se destacaba el repunte del PBI.

  • Pero en 2004 y 2005 la economía comenzó a estancarse. El error que frenó la bonanza estuvo en que la gente se entusiasmó y estiró de más la cuerda en 2004 y la inflación comenzó a crecer. Entonces fue cuando se tuvieron que aumentar las tasas de interés y se generaron los problemas de crecimiento.

  • Después, en 2006, nos equilibramos otra vez y pienso que ahora estamos sólidos de nuevo, creciendo con más sustentabilidad. Un objetivo que buscan las economías de todo el mundo.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar